Page 201

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

200 GUISEPPE RAGO modo indirecto si se piensa en la veneración del cuerpo de un todavía no-beato y, muy unido a la búsqueda de los intelectuales aragoneses. Como se ha dicho, Pontano se había muerto un poco antes, en el mismo año de entrada de gran capitán en la ciudad (1503), coincidente con el de-clive irremediable de toda una generación intelectual unida al establishment aragonés, al que Gonzalo intenta unirse con impulso del culto al “santo” de su Academia, la Pontaniana justamente, en su propia capilla personal. El volumen del edificio es rectangular con uno de los lados largos ado-sado a la iglesia y al pequeño claustro del monasterio y el otro formando la fachada que da a la plaza. Las tres fachadas del edificio religioso en extradós y, por tanto, visibles desde el exterior, están revestidos de una capa de traquita bastante parecida a la capilla Pontano de Pietrasanta. La fachada principal se caracteriza por tener un doble estilóbato, con toros y gargantas no especial-mente sobresalientes; el estilóbato más bajo se resiente de la inclinación del plano de pisada de la plaza por lo que se va reduciendo del lado izquierdo. Sobre una intersección de estructuras horizontales y verticales, se forma una cierta ausencia de orden arquitectónico en la que se unen siete paneles de diversas dimensiones, dos más grandes y cercanos, cinco más pequeños (dos a la izquierda y tres a la derecha de los dos más grandes): están colocados sin ningún interés por la simetría o la homogeneidad, guardando más relación con la unión de las arcadas internas que con la definición en la configuración de la fachada. Del mismo modo, la lógica de las tres aperturas es de ponerse en rela-ción a las necesidades de iluminación interna; están colocadas a una distancia sustancialmente similar la una de la otra, aunque “se deslizan” hacia la dere-cha respecto al centro de la fachada; dos ocupan las arcadas mayores (pero nunca exactamente el centro de la propia arcada), la tercera, una pequeña arca-da sobre la derecha. Se presentan en mármol blanco (en claro contraste con el gris austero de la traquita y, también en esto, similar a la capilla Pontano), con capialzados y coronados de un tímpano triangular las dos aperturas laterales y semicirculares y, la apertura central. Así, el único efecto rítmico de la com-posición frontal se da desde la alternancia de los distintos tímpanos y desde las diversas alturas de las aperturas por la que la apertura central está situada a una menor altura respecto a las laterales, colocadas a la misma altura. En cuanto al interior, está dicho que los trabajos de estuco y de dorado de 1663 anularán la caracterización originaria a la vista de la traquita de las estructuras que tenían que armonizar con el exterior, fuertemente caracteri-zado por la utilización del mismo material32. 32  Desde 1632, estarán presentes tanto el arquitecto como el escultor Cosimo Fanzago en la modernización barroca de la capilla; esta fase de los trabajos durará hasta 1646. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 189-214. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above