Page 203

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

202 GUISEPPE RAGO En efecto, como ya se ha dicho, tal y como como viene en la propia de-dicatoria externa, la fecha convencional de edificación de la obra se sitúa en 1504 aunque, todavía entre 1507 y 1508, el capitán escribe desde Savona, mientras regresa a España, y luego desde Burgos, a fray Grazio della Marca, custodio del cuerpo de Giacomo, prometiendo continuar con las distribu-ciones de dinero requeridas para la ejecución de los trabajos, a través de la mediación del acaudalado comerciante catalán Pablo Tolosa. Es justamente en estos documentos en los que se recomienda hacer referencia, por cada detalle relativo a la obra, al “Maestre Antonelo Florentin”, identificable con Antonio Marchesi, al considerarlo, a todos los efectos, como el autor del proyecto arquitectónico35. Y también, con esta forma, el “cappellone” parecería atribuible a su es-cuela por lo simplista, por la ausencia de fachadas comprimidas y compac-tas (frente a la ausencia de simetría u homogeneidad en la corriente rítmica), como ya se ha constatado en el caso de los bajorrelieves de las fachadas. Ahora, es significativo que ventanas con esa forma de tímpano y ca-pialzadas en Nápoles estén presentes solamente en los lados de la iglesia de santa Catalina a Formiello, tradicionalmente atribuida a Romolo Balsi-melli, al que ya se le había atribuido la capilla Carafa de Santa Severina en San Doménico el Mayor, antes de que Naldi lo redujese a simple ejecutor del proyecto de Andrea Ferrucci. Y, curiosamente, Marchesi (identificado con “Antonio Fiorentino della Cava”) está presente en los trabajos para la realización del claustro del mismo monasterio de Santa Catalina (1501- 1514)36. También en este caso, el propio Naldi vuelve a la lectura de los do-cumentos en los cuales consta que Balsimelli sólo suministra la traquita. Naturalmente, su sola presencia hace referencia a Andrea Ferrucci y, por tanto, a Antonio Marchesi. De esta manera, el especialista reconoce la autoría del proyecto original de la iglesia de Santa Catalina a Marchesi; de este modo, se hace justicia por los innumerables equívocos generados con ocasión de la identificación de “Antonio Fiorentino della Cava” citado en los documentos publicados por Filangieri y varios37, identificado de modo alternativo con un maestro local 35  Ivi, p. 60 y p. 63, nota 44. 36  AA.VV., Santa Caterina a Formello (Vicende di un’insula napoletana), Nápoles 1996; I. Ferraro, Nápoles. Atlante della città storica, II, Quartieri bassi e Risanamento, Nápoles 2004. 37  Cfr. R. Filangieri di Candida, La citadella aragonese e il recinto bastoniato di Castel Nuovo, en “Atti dell’Accademia Pontaniana”, LIX, 1929, pp. 54-69; id., Antonio Marchesi da Settig-nano architetto militare del Rinascimento, en “Rivista di artiglieri e del genio”, LXX, 1931, pp. 476-479; Id., Rassegna critica delle fonti per la storia di Castel Nuovo, en “Archivio storico per le province napoletane”, LXIII, 1938, pp. 266-7, 274-5; LXIV, 1939, pp. 237-259. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 189-214. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above