Page 204

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

EL MECENAZGO NAPOLITANO DEL GRAN CAPITÁN. CONSTRUCCIÓN ... 203 procedente de la ciudad (así como de la tradición) de Cava de’ Tirreni y, con Antonio Marchesi38. Ahora bien, el aspecto común del proyecto arquitectónico y escultural del complejo de Santa catalina y del de la capilla de San Giacomo, sería también una variación de la “escuela”, con documentación que respalda el acercamiento lingüístico de las aperturas capialzadas con añadido del alto estilóbato sobre el que, en ambos casos, se imposta la unión de las arcadas39. Por tanto, Naldi contempla la posibilidad de una eventual paternidad común de las capillas Pontano y de San Giacomo en la persona de Antonio Marchesi partiendo de la base de las analogías ya descritas. La continuidad es la base de la carrera napolitana de Marchesi antes y después del fin del Reino y el avenimiento de la dominación española entre 1489 y 152040. En efecto, él había sido una de esas personalidades de proce-dencia toscana que habían rodeado a Alfonso de Calabria y su programa de renovación41. Summonte lo cita junto a Francesco di Giorgio y Giuliano da Maiano como parte de ese círculo de arquitectos llamados a la construcción de Poggioreale42. Según el testimonio directo de Vasari, a partir de entonces, Antonio recibe una serie de encargos del nuevo régimen, quedando a su servicio en 1503; en 1506, los Electos le encargan la construcción de los faustos efímeros destinados a la entrada triunfal de soberano en la ciudad. Al año siguiente, por orden directa del Rey, recibe una adecuada paga anual43. Después, será designado arquitecto del Virrey para la construcción de las fortificaciones de Castel Nuovo44. Siempre, gracias a Vasari, se ha podi-do saber que Andrea Ferrucci sería llamado a Nápoles a través de Antonio Marchesi del que habría desposado a una de sus hijas45. Su parentesco con Ferrucci le permite permanecer cerca de la clientela real. Es por esta razón que se le atribuye la autoría de la estatua de mármol blanco de Carrara del Arcángel San Miguel (fig. 3), custodiada en la gruta del 38  Hasta los estudios de Quinterio, que sintetiza las dos opciones suponiendo que Antonio Mar-chesi hubiese pasado muchos años cerca de la ciudad de Cava. F. Quinterio, Giuliano da Maiano grandissimo domestico, Roma 1996, pp. 145, 151 nota 19, 317, 370 nota 4, 511. 39  Un acercamiento de las ventanas del “cappellone” a las de Santa Catalina se encuentra ya en R. Pane, Architettura del Rinascimento in Nápoles, Nápoles 1937, p. 242. 40  Sobre la figura de Marchesi, además de la búsqueda documental y los estudios ya citados, cfr. también L. Santoro, Le mura di Nápoles, Nápoles 1984, pp. 74, 94, 204. 41  R. Naldi, Andrea… cit., p. 15. 42  Ivi, p. 58. 43  G. Ceci, Nuovi documenti per la storia delle arti a Nápoles durante il Rinascimento, en “Ná-poles nobilissima”, IX, 1900, p. 84. 44  R. Pane, Il Rinascimento nell’Italia meridionale, Milán 1975, II, p. 211. 45  G. Milanesi en G. Vasari, Le vite de’ più eccellenti pittori scultori ed architettori, con nuove annotazioni e commenti …, IV, Firenze 1879, pp. 476-7, nota 4. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 189-214. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above