Page 24

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

GONZALO FERNÁNDEZ DE CÓRDOBA Y LA IDENTIDAD DE LA ... 23 de iniciarse en este terreno, de apreciar el patrocinio literario de la infanta Isabel con Gómez Manrique para la celebración, en noviembre de 1467, del cumpleaños del su hermano el infante Alfonso29. En la entrevista con los reyes en Córdoba en 1478 se sabe que Gonzalo agradeció las gestiones para su liberación de manos del conde de Cabra. En aquellas fechas la capacidad de los reyes para el buen gobierno había que-dado demostrada en aspectos muy relevantes de la política interior castella-na. La restauración de la justicia, manifestación de su autoridad, enseguida llegó al ámbito urbano por la intención de acabar con “las rivalidades entre bandos oligárquicos de linajes que habían convertido los oficios municipa-les en cargos hereditarios”30, lo que en Andalucía exigió, como se ha visto, la presencia permanente del asistente real o el corregidor. La paulatina ge-neralización de este juez regio incrementó la equidad en la administración de justicia en las ciudades, y al presidirlos regimientos aseguró los intereses de la Monarquía sin tener que modificar las instituciones municipales. En el ámbito rural la falta de seguridad de “la gente pacífica”, como se expone no sin cierto dramatismo en el primer punto del Ordenamiento de las Cortes de Madrigal de 1476, llevó a los reyes junto con los procuradores a con-vertir a la antigua Hermandad en un nuevo sistema de seguridad pública, basado en la contribución de los súbditos castellanos. A su acción policial quedaron sometidos todos los restantes poderes del reino: “La colaboración con la persecución del delito y de sus comisores se convierte en una obli-gación que define la naturaleza pública del orden y la seguridad del reino hasta sus últimas consecuencias, eliminando el derecho de amparo, tal y como se delimita en el cuarto epígrafe del Ordenamiento de Madrigal”31. Por este motivo, se ha considerado que esta organización “representa una transformación decisiva de la vida de los territorios castellanos, una ruptura con las condiciones medievales, el tránsito a una concepción nueva, propia de una nación moderna”32. Sin que se viera alterado su estatus, la nobleza comprobó cómo por este medio sus privilegios jurisdiccionales quedaban definitivamente sometidos a la potestad real, de ahí su oposición a la Her-mandad General. Pero los éxitos militares en una guerra próxima a concluir, en la que se venían conjugando sabiamente autoridad y justicia con perdón, 29 Salvador Miguel, Nicasio: “La instrucción de Isabel la Católica. Los años cruciales (1451- 1467)”, en Arbor, nº 178, 2004, p. 122. 30 Suárez Fernández, Luis: Los Reyes Católicos: La conquista del trono, Rialp, Madrid, 1989, vol. 1, p. 174. 31 Urosa Sánchez, Jorge: Política, seguridad y orden público en la Castilla de los Reyes Católi-cos, Instituto Nacional de Administración Pública, Madrid, 1998, p. 152. 32 Marías, Julián.: España inteligible, Alianza, Madrid, 2002, p. 148. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 13-44. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above