Page 58

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

EL SOLDADO POLÍTICO: EL GRAN CAPITÁN Y LA ITALIA DE LOS ... 57 insertó en su obra –comenzada a escribir mucho antes- un largo elogio de Isabel después de mayo de 1524, cuando se disponía a marchar a España34. La memoria de la reina seguía viva como modelo de unas virtudes entre las que descollaba el ejercicio de la justicia distributiva con arreglo a los presupuestos aristotélicos. Fundamento de ese eje de gobierno era el dis-cernimiento en la elección de los hombres, una preocupación recurrente de la reflexión política en los siglos siguientes. En El Cortesano la figura de Isabel, antes que la de Fernando, se erigía en modelo de de la capacidad de selección para los oficios de gobierno, vital en la nueva sociedad de corte que se estaba consolidando. La evolución del sistema feudal bajo la presión del poder monárquico reforzaba una jerarquía de servicios y pactos entre el soberano y los vasallos, fundada en el dominio de técnicas de expresión y de conocimiento. Las virtudes teorizadas por los humanistas con arreglo a los paradigmas clásicos, liberalidad, prudencia y magnificencia, convivían con la praxis política cortesana, presidida por la astucia y la disimulación. Esta última categoría fue la que de forma más temprana y persistente se identificó con Fernando el Católico –tal y como refleja la correspondencia de los propios embajadores extranjeros en su corte- pero está significativa-mente ausente en la imagen que de Isabel trazó Castiglione. Este insistió en el juicio sobre sus servidores para atribuir a la reina el mérito de haber formado la gran generación de nobles y letrados, consejeros y capitanes, gracias a la cual pudo despegar el complejo cuerpo de esa Monarquía de España que en Italia cobró conciencia plena de su fuerza, de su consistencia ideológica y de sus objetivos. El ejemplo en el que Castiglione sintetizaba el conocimiento de las personas por Isabel era el Gran Capitán, aquel que más claramente se distanciaba de la opinión de Fernando y que más cerca-no resultaba para los oídos y los intereses italianos. Por ello, hacía decir a uno de los interlocutores de su diálogo, Julián de Médicis: “Considerá tras esto, señor Gaspar, que en nuestros tiempos todos los hombres señalados de España y famosos en cualquier cosa de honra han sido hechos por esta Reina; y el Gran Capitán Gonzalo Hernández mucho más se preciaba desto que de todas sus vitorias y ecelentes hazañas, las cuales en paz y en guerra le han hecho tan señalado que, si la fama no es muy ingrata, siempre en el mundo publicará sus loores y mostrará claramente que en nuestros días pocos reyes o señores grandes hemos visto que en grandeza de ánimo, en saber y en toda virtud, no hayan quedado baxos en comparación dél”35. 34 Quondam, Amedeo, Questo povero cortegiano. Il Libro, la Storia, Bulzoni, Roma, 2000, p. 357. 35 Castiglione, Baltasar de, El Cortesano (ed. de Mario Pozzi, según la traducción de Juan Bos-cán en 1534), Cátedra, Madrid, 1994, Libro III, p. 390. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 45-114. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above