Page 59

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

58 CARLOS JOSÉ HERNANDO SÁNCHEZ Evocar la relación entre Isabel y Gonzalo resultaba especialmente opor-tuno cuando Castiglione redactó ese párrafo, dado que entonces era embaja-dor imperial en Roma Luis Fernández de Córdoba. En 1524 éste encargó al historiador lombardo Paolo Giovio que escribiese la vida del Gran Capitán – no publicada hasta 1550-, donde iba a ocupar un lugar destacado la insisten-cia en la protección mantenida por la reina frente a los recelos de su marido. Según Giovio, Isabel habría entendido las virtudes de Gonzalo desde los pri-meros servicios de éste en su casa real y en la guerra de Granada, elevándolo al rango de capitán de hombres de armas: “La Reina doña Isabel en esto le favorecía mucho por animalle a las cosas de la guerra…”. Habría sido ella, además, como indicaría más tarde también el historiador aragonés Jerónimo Zurita, la artífice del nombramiento de Gonzalo para dirigir la fuerza expe-dicionaria a Italia que debía expulsar del reino de Nápoles a las tropas de Carlos VIII de Francia en 1495, frente al II duque de Alba, Fadrique Alvarez de Toledo36, un hombre de Fernando que desde entonces sería un acérrimo enemigo de Gonzalo en la corte, dando origen a un enfrentamiento entre los linajes de Córdoba y de Toledo que duraría durante todo el siglo XVI37. Gonzalo debió por tanto a la pugna de facciones en la corte de los Reyes Católicos su irrupción en el escenario mediterráneo y europeo que, gracias a su capacidad militar y su habilidad política, contribuiría a modificar decisi-vamente. Su primera salida de España era fruto del inicio de las Guerras de Italia que modificaría las estructuras de poder –no sólo la organización de los ejércitos- tanto de los estados italianos como de los grandes contendien-tes, Francia y España38. La renovación de las técnicas de combate implicaría transformaciones sociales y económicas, desde el nuevo protagonismo de 36 Vid. Hernando Sánchez, Carlos José, Castilla y Nápoles en el siglo XVI. El virrey Pedro de Tole-do. Linaje, estado y cultura, 1532-1553, Junta de Castilla y León, Salamanca, 1994, pp. 48-64. 37 Giovio señala cómo Isabel vio reforzada su simpatía hacia Gonzalo tras haberla salvado éste de un incidente en el esquife en el que fue a despedir a su hija Juana a la nave que había de llevarla desde la costa vizcaína hasta Flandes: ante las dificultades para llegar a la orilla, “Gonzalo Hernández, pareciéndole desacato que la reina fuese tratada por manos de marine-ros, como él estaba en cuerpo vestido de un sayo de brocado y terciopelo carmesí, sin nin-guna tardanza se metió en el agua hasta los pechos y tomó en los hombros a su Alteza, y con muchas voces y regocijo la sacó a tierra … La Reina mostró mucho contentamiento con el servicio hecho a tal tiempo y deseaba mucho hacelle mercedes, y como era de ánimo varonil y trataba negocios gravísimos de grande importancia, el Rey, como considerado y prudente, las más veces en la resolución de ellos los comunicaba con ella, como aquella que en dote le trajo los reinos de Castilla. Ofreciese que se hubo de aparejar una armada y enviarla a Sicilia, y con ella un valeroso capitán en las cosas de guerra. Gonzalo Hernández, favorecido de la Reina, fue preferido a muchos valerosos caballeros de España”, Giovio, Paolo, op. cit., pp. 476-483. 38 Entre la amplia bibliografía remitimos a Zancarini, Jean-Claude y Fournel, Jean-Louis, Les guerres d’Italie. Des batailles pour l’Europe (1494-1559), Gallimard, París, 2003; Heers, Jacques L’histoire oubliée des guerres d’Italie : 1250-1550, Via romana, Versalles, 2009; Pellegrini, Marco, Le guerre d’Italia 1494-1530, Il Mulino, Bolonia, 2009 y Mallett, Michael Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 45-114. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above