Page 63

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

62 CARLOS JOSÉ HERNANDO SÁNCHEZ triunfo de la nueva infantería gala sobre la suiza, devolvió a los franceses el ducado de Milán y puso fin a la primera fase de las guerras de Italia55. Esos dos hechos bélicos encuadran la proyección europea y mediterránea de la Monarquía de España a partir de la expansión de la Corona de Aragón que había culminado en 1442 con la primera conquista de Nápoles por Alfon-so V el Magnánimo. Gonzalo asumió las tradiciones y los intereses de esa generación anterior para transformarlos en un crisol hispano italiano donde confluirían las nuevas artes de la guerra y de la política. Esa trayectoria refleja la doble e inseparable dimensión, española e italiana, de la estruc-tura de poder construida por Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, cuya culminación sería la conquista de Nápoles –o, si se quiere, su reconquista, dados los precedentes aragoneses- en función de los objetivos sociales y territoriales, no siempre coincidentes, que sustentaban la unión de las dos coronas. Noble ante todo, capaz de superar su condición de segundón de la casa de Aguilar labrando un ingente patrimonio señorial en Nápoles y una influencia política que le permitió erigirse en cabeza de su linaje en España; militar con excepcionales dotes de mando que le permitirían tejer una red clientelar proyectada desde sus tropas al conjunto de la sociedad, Gonzalo fue también un destacado gobernante, cuya capacidad negociadora para crear consensos se pondría de manifiesto desde su llegada a Italia para culminar en su etapa como virrey de Nápoles, así como tras su regreso a España en 1507, cuando se alinearía con la nobleza castellana hostil a Fer-nando el Católico durante el turbulento período de las regencias. Durante todo ese tiempo el Gran Capitán estrechó relaciones con diversas instancias de poder, sobre todo en Italia, desarrollando una diplomacia paralela a la de la Corona que reflejaba tanto la amplitud de sus ambiciones políticas como su inserción en una tradición italiana cultivada por destacados militares de fortuna56 asimilados a la figura del condottiero con la que algunos de sus contemporáneos italianos llegarían a identificar al propio Gonzalo57. Ese término definía al capitán que luchaba por dinero y cuya lealtad, por tanto, sólo podía ser cuando menos ambigua frente a cualquier príncipe o señoría 55 Vid. Henninger, Laurent, Marignan, 1515, Socomer, parís, 1991; Le Fur, Didier, Marignan, 13-14 septembre 1515, Perrin, París, 2004 y Lorette, Jacky 1515: l’année des ruptures, Ar-chipel, París, 2015. 56 Vid. Convini, Nadia, “Guerra e relazioni diplomatiche in Italia (secoli XIV-XV). La diploma-zia dei condottieri”, en VV.AA., Guerra y diplomacia en la Europa Occidental, 1280-1480, Gobierno de Navarra, Institución Príncipe de Viana, Pamplona, 2005, pp. 163-198. 57 Vid. Del Treppo, Mario (ed.), Condottieri e uomini d’arme nell’Italia del Rinascimento, Ná-poles, 2001, especialmente el trabajo de Mallett, Michael, “I condottieri nelle guerre d’Italia”, ibid., pp. 347-360, donde se aborda la situación intermedia de Gonzalo entre la condotta ita-liana y el servicio nobiliario al monarca, así como el papel de sus principales capitanes que, siguiendo su estela bélico política, detentarían el gobierno de los ejércitos españoles en Italia. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 45-114. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above