Page 70

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

EL SOLDADO POLÍTICO: EL GRAN CAPITÁN Y LA ITALIA DE LOS ... 69 tradición de las dinastías privativas de la casa de Barcelona en Sicilia y Mallorca. A pesar de la larga guerra de sucesión desencadenada por los partidarios de la casa de Anjou, pudo consolidarse una nueva rama di-nástica de los Trastámara aragoneses que durante la segunda mitad del siglo XV continuó la política alfonsina con una notable actividad militar, económica y cultural81. Aunque el sucesor de Alfonso en los territorios es-pañoles e insulares, Juan II, no renunció a una restauración de la herencia dividida de su hermano e intentó consolidar la expansión mercantil, relegó inicialmente el escenario mediterráneo frente al continental, concentrando su atención en Castilla y Navarra antes de verse absorbido por la revuel-ta catalana que le obligaría a realizar múltiples concesiones a sus otros reinos82. Juan II, que en su momento aconsejó a Alfonso el abandono de sus ambiciones italianas y más tarde rechazó la dirección de la cruzada propuesta por el papa Pío II, no tuvo reparos en quebrantar las constantes diplomáticas diseñadas por su hermano y se mostró dispuesto a pactar con Francia, como reflejan el tratado de Lyon, sellado con Carlos VII en 1458, y el de Bayona, con Luis XI en 1462. Todo ello permitiría hablar, en palabras de Vicens Vives, de un “cisma entre los intereses continentales de su familia y los intereses mediterráneos de sus estados”83, lo cual no sería obstáculo para que el mismo historiador considerara que, tras el viraje antifrancés de los últimos años del monarca –impulsado por la aspiración a recuperar los condados del Rosellón y la Cerdaña, ocupados por Luis XI durante la guerra civil catalana- “la diplomacia del Rey Católico, y por ende de Carlos V y Felipe II, viene implícita en la estructura de alianzas y en el signo geopolítico de éstas que le legó Juan II”84. A pesar de las fluctuaciones diplomáticas de éste, los intereses de la Corona de Aragón determinarían que la expansión mediterránea85 fuera también el objetivo fundamental de la acción extrapeninsular de los Reyes Católicos. Bajo éstos iban a fundirse la directriz marítima del Magnánimo y la continental de su hermano. Tal evidencia, señalada ya en los estudios tradicionales so- 81 Vid. Pontieri, Ernesto,L’eredità napoletana di Alfonso il Magnanimo, en id., Per la storia del Regno di Ferrante I d’Aragona re di Napoli. Studi e ricerche, A. Morano, Nápoles, 1969, pp. 51-58 y Bentley, Jerry H., Politica e cultura nella Napoli rinascimentale, Guida, Nápoles, 1995 (1ª ed. en inglés, Princeton, 1987). 82 Vid. Vicens Vives, Jaime, Juan II de Aragón (1398-1479). Monarquía y revolución en la España del siglo XV, Teide, Barcelona, 1953. 83 Vid. Vicens Vives, Jaime, Fernando el Católico, príncipe de Aragón, rey de Sicilia (1458- 1478), CSIC, Madrid, 1952, p. 64. 84 Ibídem, p. 303. 85 Vid. Lalinde Abadía, Jesús, La Corona de Aragón en el Mediterráneo medieval (1229-1479), Institución Fernando el Católico, Zaragoza, 1979. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 45-114. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above