Page 72

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

EL SOLDADO POLÍTICO: EL GRAN CAPITÁN Y LA ITALIA DE LOS ... 71 canalización de la defensa y la expansión naval en el Mediterráneo seguiría controlada por súbditos de la Corona de Aragón, ligados en su mayor parte a linajes que habían fraguado su fortuna bajo Alfonso V y Juan II, como Bernat Villamarí y Galcerán de Requesens, cuyas galeras practicaron in-distintamente el corso, el comercio y la defensa de las costas. Esos y otros marinos catalanes y valencianos que ocuparon los oficios de almirante o capitán de galeras tejieron una red de intereses feudales, comerciales y marítimos que reforzó las directrices de la corte regia pese a su gran auto-nomía. Entre ellos destacaría el catalán Bernat Villamarí, capitán general de las galeras que operaban en Sicilia, Cerdeña y Nápoles desde los años noventa y desde 1504 conde de Capaccio y Gran Almirante del reino de Nápoles, cuyos efectivos navales resultaron cruciales en las campañas del Gran Capitán92. Por otra parte, la política matrimonial entre los Cardona, Almirantes de Aragón, y los Enríquez, Almirantes de Castilla, suplió en parte la división territorial de unos oficios que estaban siendo desbordados por la mayor complejidad técnica de la estrategia marítima93. Las flotas de ambas coro-nas actuarían de forma coordinada, si bien el componente castellano se hizo decisivo, como demostrarían la movilización de la Armada de Vizcaya en la crisis de Otranto, las operaciones navales del sitio de Málaga, entre otros episodios de la guerra de Granada, y las posteriores campañas napolitanas. A los capitanes de la Corona de Aragón que actuaban en el Mediterráneo se su-maron los efectivos navales vascos y andaluces, que permitieron a Fernando intervenir en las áreas más amenazadas de un mar que consideraba propio, aunque fuera consciente de la insuficiencia de sus recursos para garantizar un dominio cada vez más amenazado por el expansionismo turco. Por ello, intentó en vano organizar armadas permanentes con las potencias marítimas italianas –como las dieciocho galeras que propuso mantener al Papa, Géno-va y Nápoles en 1479- para consolidar los acuerdos comerciales y mejorar la seguridad de las rutas de comunicación y abastecimiento entre sus reinos. La competencia genovesa y veneciana sería aprovechada por Fernando en sucesivas negociaciones –como la que llevaría a sellar un acuerdo de amis-tad con Génova en 1493- para garantizar la libertad del comercio marítimo 92 Vid. Hernando Sánchez, Carlos José, El reino de Nápoles en el imperio de Carlos V. La consolidación de la conquista, Sociedad Estatal para la conmemoración de los centenarios de Felipe II y Carlos V, Madrid, 2001. 93 Vid. Gallofré, Rafael y Trench, José, “Almirantes y vicealmirantes en la Corona de Aragón”, en Miscellania de Textos medievals, 5, 1989, pp. 117-194 y Calderón Ortega, José Manuel, El Almirantazgo de Castilla. Historia de una institución conflictiva (1250-1560), Universidad de Alcalá de Henares, Alcalá de Henares, 2003. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 45-114. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above