Page 92

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

EL SOLDADO POLÍTICO: EL GRAN CAPITÁN Y LA ITALIA DE LOS ... 91 ría también las tradiciones cruzadas de Aragón y Castilla frente a similar legitimación de la invasión de Carlos VIII en 1494172. El reino que iba a ser escenario del enfrentamiento decisivo entre las dos grandes monarquías emergentes estaba atravesado por las estribaciones me-ridionales de los Apeninos, que lo separaban del resto de Italia a través de su única frontera terrestre con los Estados Pontificios, al tiempo que dificultaban la comunicación entre las provincias tirrénicas, occidentales, y las orientales de la costa adriática. En las regiones situadas en los extremos norte y sur, Abruzzo y Calabria, la orografía era especialmente intrincada. Al contrario de lo que era frecuente en el centro y norte de la península, las ciudades ca-recían de envergadura económica y política, salvo algunas plazas costeras, el enclave interior de L’Aquila en Abruzo y, sobre todo, la superpoblada capital, convertida ya en una de las urbes más grandes de Europa, donde afluía una creciente inmigración de las provincias, atraída por sus exenciones fiscales y otros privilegios que convertían a la ciudad, además de uno de los principales puerto del Mediterráno, en cuerpo rector de la sociedad política del reino. La población total de éste a finales del siglo XV, calculada en casi un millón y medio de habitantes173, es un indicio del reto asumido por una Corona de Aragón que en sus territorios españoles no alcanzaba entonces el millón de pobladores y para la que resultaban por tanto vitales los superiores recursos humanos y materiales de Castilla. La evolución de la actitud del Rey Católico hacia el reino de Nápoles, desde la protección a la rama local de su dinastía hasta la conquista definitiva, estuvo determinada por la disponibilidad de los medios castellanos tanto como por la coyuntura diplomática y por la disposi-ción el papa, soberano feudal del reino. Todos esos factores se entrelazaban con la sociedad política napolitana. Aunque la forma de gobierno monárquico imprimía al territorio una cohesión política e institucional desconocida en el norte de la península, la diversidad regional se veía agudizada por la divi-sión entre las facciones fieles a las sucesivas dinastías foráneas que habían ocupado el trono y redistribuido beneficios feudales. Frente a las provincias, mayoritariamente contraladas por la nobleza de origen y lealtad angevina, las elites de la capital se vieron favorecidas por los esfuerzos de la rama arago-nesa local para incrementar el poder de la Corona y acabaron por mostrarse favorables a la intervención española. Sin embargo, también en ese escena- 172 Vid. Fiorato, Adelin Charles Italie 1494, Publications de la Sorbonne nouvelle, París, 1994; Abulafia, David /ed.), La discesa di Carlo VIII in Italia (1494-1495). Premese e conseguen-ze, Electa Napoli, Nápoles, 2005 (1ª ed. en inglés: 1995) y Biancardi, Silvio, La chimera di Carlo VIII, Ed. Interlinea, Novara, 2011. 173 Vid. Sakellariu, Eleni, Southern Italy in the Late Middle Ages. Demographic, Institutional and Economic Change in the Kingdom of Naples, c. 1440-1530, Brill, Leiden, 2011. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 45-114. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above