Page 56

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 133

LA ORGANIzACIóN DEL SERVICIO DEL RESGUARDO MARíTIMO EN ESPAñA DESDE... perpetrada con el concurso de las líneas regulares de vapores (cuatro francesas y una sarda) que a mediados de este siglo recorrían el Mediterráneo desde Marsella y Génova hasta Gibraltar, puntos de origen y llegada de los mismos. Estos vapores, al tiempo que transportaban viajeros, también conducían cargamentos de contrabando como tejidos ingleses o tabaco norteamericano. Su forma de actuar era recoger en Gibraltar su carga ilegal para luego, mientras el pasaje dormía, valiéndose de la noche descargarlo en barcas de pescadores que la desembarcaban en diferentes lugares de la costa mediterránea española. A veces esos géneros ilegales eran descubiertos por agentes de aduanas a bordo de vapores (45), y en otras los sorprendidos por los buques del Resguardo eran las botes pesqueros participantes (46). Conclusiones Durante el reinado de Isabel II, la actividad contrabandística se redujo notablemente respecto de los tiempos de Fernando VII, si bien la acción del Servicio del Resguardo Marítimo no pudo ser todo lo eficaz que se pretendía. Diversas fueron las causas que confluyeron para que esto fuera así: desde la insuficiencia de buques destinados a su persecución hasta la actitud claramente favorecedora del tráfico ilegal de políticos y funcionarios. Hasta que se incrementó la producción de géneros de algodón, que eran los introducidos mayoritariamente de forma fraudulenta, al tiempo que se suavizó el sistema arancelario o se adoptaron medidas contra la corrupción —como nombrar cónsules de confianza, pagar sueldos decentes al funcionariado, relevar periódicamente las tropas destinadas a su persecución, mejorar la comunicación entre las Administraciones (47), etc.—, no se pudo vislumbrar un horizonte de franco retroceso en las introducciones fraudulentas a través de las fronteras terrestres y marítimas. No obstante, el saldo del Servicio del Resguardo Marítimo en su actividad represora del contrabando puede considerarse positivo, pese a los escasos medios de que dispuso en proporción a la longitud de las costas y la inmensa superficie marítima que debía vigilar. (45) El Clamor Público, 17 de agosto de 1851. Este periódico daba noticia del decomiso de los géneros de contrabando hallados bajo los colchones de algunos pasajeros del vapor francés Elba. (46) La Gaceta de Madrid de 2 de diciembre de 1847 da noticia del apresamiento de dos barcas pescadoras en el Besós, y la de 17 de febrero de 1849, de la confiscación, en las inmediaciones de la desembocadura del mencionado río, de dos barcas palangreras cargadas de tabaco y ropa. (47) GÁMEZ AMIÁN, A.: «Aproximación al contrabando en las costas meridionales durante el siglo XVIII y la primera mitad del XIX», en Cuadernos de Ciencias Económicas y Empresariales, núms. 9-10. Málaga, 1982, pp. 23-41. Año 2016 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 55


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 133
To see the actual publication please follow the link above