Page 68

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 133

ALGUNAS CONSIDERACIONES EN TORNO A LOS PUERTOS ENTRE EL FIN... Ejemplo de puerto insular: el caso de Bosa (Cerdeña). Imagen (tomada de Google Earth y modificada por la autora) en la que está señalada Bosa y la «Isola Rossa», anteriormente separada de tierra firme cuando distingue entre los «puertos naturales» y aquellos a los que él llama «puertos artificiales» —que en realidad no son otra cosa que puertos del primer tipo mejorados con la erección de alguna infraestructura. Entre los primeros, Crescenzio (22) señala que en su época el puerto natural por antonomasia era el de Mesina, cuyo fondo era capaz de retener las anclas y cuya cuenca podía acoger un gran número de navíos. Entre los puertos artificiales cita los de Venecia, Génova y Nápoles (23). De estos, Nápoles y, en una medida aún mayor, Génova figuran mencionados como «peligrosos ». El autor critica con dureza la elección como enclaves portuarios —por razones puramente políticas— de estas dos ciudades ya que, según él, no disponían de estructuras suficientes para garantizar plenamente la protección de sus cuencas. Ni Génova ni Nápoles, siendo capitales de señoría y de reino, deberían haber escatimado en gastos: esta elección comprometía el flujo continuo de navíos dentro de sus puertos, con el consiguiente riesgo para las ciudades de que no llegasen suministros suficientes para la población. (22) Ibídem. (23) Subrayamos otra vez que los puertos incluidos en esta categoría no eran enclaves naturalmente desprotegidos, sino puertos cuya conformación geomorfológica, ya de por sí idónea, se mejoraba a través de algunas intervenciones. Año 2016 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 67


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 133
To see the actual publication please follow the link above