Page 83

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 133

FRANCISCO FONT BETANzOS El Ártabro, botadura zarse para los trabajos hidrográficos de la Marina. Para conseguir que no se malograra, por motivos o pretextos que ya no son del caso, la adjudicación del barco a nuestros astilleros no ha sido enteramente necesario que “Valencia se pusiera en pie”, como ahora se dice en la fraseología política. Ha bastado que se incorporase un tanto, que las corporaciones locales, inteligente y patrióticamente dirigidas, trabajaran con buena voluntad y activamente». A última hora de la tarde del 13 de febrero de 1935 zarpaban de Cartagena, rumbo a Valencia, los cruceros Méndez Núñez y República, para asistir a la botadura del Ártabro. A bordo viajaban el vicealmirante jefe de la base naval, juan Cervera, y el contralmirante jefe de la flotilla de destructores, Manuel Fernández Pin. Con motivo de dicha botadura, estaba previsto celebrar en el paraninfo de la Universidad de Valencia un acto al que asistirían Alcalá- Zamora y Lerroux, presidente del Consejo, así como los ministros de Estado, Instrucción Pública y Marina. A las 1130 del 16 de febrero comenzaba la solemne botadura del Ártabro. El acto se desarrolló con gran brillantez, en presencia de numeroso público. Durante la celebración, los hidros Dornier Wall 19, 22 y 25, procedentes de la base de Cartagena; la escuadrilla del grupo 23, procedente del aeropuerto de Logroño, compuesto por nueve apara- 82 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 133


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 133
To see the actual publication please follow the link above