Page 44

BIP 151

En nuestro anterior número (BIP 150) recogíamos el acto conmemorativo del LXX aniversario de esta fuerza, celebrado el pasado 25 de abril en el Arsenal de Cartagena. En estas páginas ahondaremos en el conocimiento de esta Fuerza, desde sus orígenes hasta llegar a la actualidad, momento en el que las unidades que la integran se encuentran participando en múltiples ejercicios internacionales, o realizando misiones integradas en la Fuerza Naval Permanente de MCM en el Mediterráneo; De la Guerra Civil a 1959 En mayo de 1937 se creó en la Base Naval de Ferrol, la primera Flotilla de Dragaminas de Cantábrico, constituida en su mayor parte por buques de pesca reconvertidos en dragaminas. En abril de 1938 el Almirante Cervera y el Nuevo Pepe Lestón, fueron destacados a Palma de Mallorca para crear con los dragaminas que allí había, Cervantes y Calderón de la Barca, la Flotilla de Dragaminas del Levante. Posteriormente se le incorporó otra con base en la E.N. de Sóller, compuesta por Ciudadela y Santa Urbana, y reforzada con dragaminas de la flotilla de Dragaminas Sur, el Elisa n.º 1 y el Elisa n.º 2. Finalizada la Guerra Civil, con el objeto de limpiar las aguas de minas, el 30 de mayo de 1941 comienza la construcción de la primera serie de dragaminas de la clase Bidasoa. La quilla del Bidasoa, se puso el 28 de diciembre de 1942 y fue entregado a la Armada el 25 de abril de 1946. Era el primer buque de la Armada construido específicamente para la Guerra de Minas. En 1948 dio comienzo la construcción de la 2.ª serie de dragaminas clase Guadiaro. En virtud del Convenio de Ayuda para la Defensa Mutua firmado entre España y EE.UU., en 1953 se transfieren a la Armada los dos primeros dragaminas americanos (MSC-139 y MSC-143) con los nombres de Nalón y Llobregat, iniciándose a partir de ese momento, un constante trasiego de dragaminas y cazaminas que duraría hasta 1972, año en el que llegó a España el último cazaminas. 42 BIP La Fuerza de Medidas Contra Minas (II) ANTECEDENTES HISTóRICOS El origen del nombre de la amenaza que combatimos, proviene de las antiguas «minas» de principios de la edad moderna, que eran galerías subterráneas que se hacían bajo las fortificaciones enemigas, poniendo al final de esos túneles una carga explosiva para derribar los muros de la fortaleza. En el siglo XIX, las minas marinas eran llamadas «torpedos». La amenaza de minas se neutralizaba mediante «dragas». Eran embarcaciones pesqueras que con paravanes, redes y otros ingenios, rastreaban, pescaban y destruían aquellas minas. Con la ampliación de la Ley Miranda, el 11 de enero de 1922, se construyeron nueve destructores de la clase Churruca, cuya segunda serie estaba provista de dos paravanes. todo ello a través de la entrevista mantenida con el capitán de navío Antonio Azpeitia Armán, Comandante de la Fuerza de Medidas Contraminas.


BIP 151
To see the actual publication please follow the link above