Page 107

MEMORIAL CABALLERIA 82

Varios 105 MISCELÁNEA Memorial de Caballería, n.º 82 - Diciembre 2016 Diana Según Ricardo Fernández de Latorre, en su Historia de la Música Militar de España, y An-tonio Mena Calvo, profesor de los Cursos de Música y Estética de Música Militar en el Instituto de Historia y Cultura Militar, la palabra diana proviene del francés y es importada, como tantas otras cosas, en tiempos de Felipe V. La expresión que hasta entonces se utilizaba era toque de alborada. En varios reglamentos el toque viene junto al de oración (1768, 1769, 1774, 1825, 1835, 1846, 1847 y 1869), y únicamente como diana en el de 1830. Será a partir de 1896 cuando aparezca con esta última denominación. No he encontrado nada del porqué se separaron en 1830 los dos toques de diana y oración, cada uno con su partitura, y cinco años después volvieron a unirse. Analizando la partitura del toque de 1830, así como las posteriores a 1899, se aprecia una simi-litud muy acentuada, sobre todo en las notas altas; por lo que se puede deducir que el actual toque viene de aquel, claro está que con las variaciones ocasionadas a través de los años. Las Ordenanzas de 1768 decían de este toque: «La Diana, ú Oración, sirve para romper el día al amanecer, y al anochecer para que se recojan al Campo, ó Quartel, los Soldados que estén fuera». En el Reglamento de 1774 aparece: «La Diana se tocará al romper el día». Más preciso era el de 1847: «La diana ú oración se toca al amanecer y al anochecer, y sirve de señal, en el primer caso, para que se levante la tropa y se disponga para dar pienso; y en el segundo, para que se recojan al campo ó cuartel los soldados que estén fuera». Desde 1899 ya vemos los toques separados definitivamente, recogiendo para este: «Levantarse la tropa y pasar lista; acto seguido, distribución del desayuno». El Reglamento Provisional para el Detall y Régimen Interior de los Cuerpos del Ejérci-to, de 1976, incluía unas descripciones más completas: «27.- El Toque de Diana se dará en invierno lo más tarde que sea posible, atendiendo a la salud y posible comodidad del soldado. Las horas más a propósito son, por término medio, de cuatro a cinco en verano, y de siete a siete y media en invierno. Siguiendo la costumbre corriente, en caballería o institutos montados el toque de diana se dará por toda la banda reunida. 28.- A este toque se levantarán cuantos individuos de tropa duerman en el cuartel, aunque pres-ten sus servicios fuera de él, excepto algún enfermo o convaleciente que necesite preservarse, y se vestirán con el traje de faena en verano, y de guerrera y pantalón de paño durante la estación de los fríos, cuyo uso de prendas regulará el jefe del cuerpo, anticipándolo o retrasándolo, según el clima en que se halle, inmediatamente se pasará la lista por el sargento de semana». Partitura de 1830 Es de destacar que en todas estas partituras solo aparece lo que interpreta el clarín solista correspondiente al floreo, faltando las notas que normalmente ejecutan los clarines y bajos, que constituyen el toque habitual del trompeta de servicio o la banda al completo, es decir, el que se interpreta a diario en los cuarteles.


MEMORIAL CABALLERIA 82
To see the actual publication please follow the link above