Page 65

MEMORIAL CABALLERIA 82

Orgánica y Materiales CC M1A2 Abrams equipado con el kit de supervivencia urbana TUSK Memorial de Caballería, n.º 82 - Diciembre 2016 63 En cuanto al fuego de francotiradores y otras amenazas diversas, es necesario signifi-car la especial necesidad de proteger al perso-nal que deba operar en el exterior con planchas de blindaje adicional o medios de circunstan-cias (por ejemplo con sacos terreros). Así mis-mo deberán protegerse ciertos elementos del vehículo, como la óptica, sensores, tomas de aire, etc., con tapas balísticas, rejillas metá-licas de alta resistencia o medios de circuns-tancias. Actualmente se encuentran en pleno desarrollo distintos sistemas3 de localización de orígenes de fuego de instalación vehicular, algunos de los cuales, además de detectar la amenaza, facilitan una respuesta rápida de las armas de a bordo, orientando estas en la direc-ción conveniente. CONCLUSIONES A pesar de que el entorno urbano pueda presentar serias limitaciones para el empleo en combate de las unidades de caballería, este ya no se contempla como algo a evitar tal y como reflejaban los antiguos reglamentos. Es, por el contrario, un escenario muy probable para el que, dadas las peculiaridades del mismo, sus unidades deben estar perfectamente instruidas, adiestra-das y equipadas. La mayoría de los actuales vehículos de combate de las unidades de caballería han sido diseñados con unos requerimientos operativos muy distintos a los demandados por un entorno urbano. Esta circunstancia, unida a las propias limitaciones de los vehículos blindados para operar en este ambiente, obliga a introducir modificaciones que les permitan combatir con mayores garantías. En el campo de la movilidad, algunos de los principales aspectos que deben revisarse son: la capacidad de maniobra en espacios reducidos, la capacidad para remoción de obstáculos, la visión próxima del conductor, las ayudas a la navegación y los dispositivos para garantizar el funcionamiento de sus principales sistemas de combate sin necesidad de operar con el motor principal en marcha. En lo concerniente a la potencia de fuego, se requiere revisar principalmente: las capacida-des de adquisición, la capacidad para batir objetivos muy variados con precisión y mediante una respuesta gradual y, por último, la capacidad para actuar con armamento no letal. Referente a la función supervivencia, la adaptación de un vehículo para el combate urbano debe incluir una serie de modificaciones que permitan garantizar el máximo aprovechamiento del sistema en su totalidad, no limitándolo solo a modificaciones balísticas, sino a aquellos elementos que mejoren la capacidad de supervivencia de la tripulación. 3 Los sistemas basados en la detección de la luz (fogonazo producido en el disparo) constituyen un comple-mento extraordinario a los basados en el sonido, actualmente muy extendidos, y llegarán a ser más utilizados por su menor tiempo de respuesta y mayor precisión en la detección y localización del origen de fuego en escenarios complejos como el urbano. El uso de detectores de radiación electromagnética se postula como la mejor solución. En este campo, España aparece como un país puntero en el desarrollo de detectores de infrarrojos de onda media (MWIR) basados en la tecnología de plomo selenio (PbSe), que ofrece gran sen-sibilidad para percibir y discriminar el fogonazo, gran velocidad de respuesta y no requiere refrigeración criogénica (Boletín de Observación Tecnológica en Defensa n.º 46).


MEMORIAL CABALLERIA 82
To see the actual publication please follow the link above