Page 81

MEMORIAL CABALLERIA 82

Doctrina, Táctica y Operaciones Memorial de Caballería, n.º 82 - Diciembre 2016 79 CASUALIDAD Y AZAR En ocasiones los cometidos se llevan a cabo con éxito, pero no consiguen los efectos previstos. Otras veces se miden los indicadores y se comprueba que hemos modificado con éxito el sistema (efecto logrado), pero cuál es nuestra sorpresa al comprobar que los cometidos no se llevaron a cabo o simplemente se ejecutaron de una forma errónea. El assessment es una ciencia, pero también un arte. Las causas de estas paradojas pueden ser variadas. En general, los analistas huyen del término casualidad o azar, más bien prefieren hablar de actividades mal planeadas o de cometidos que no producen los efectos deseados, o de sistemas mal estudiados donde las actividades previstas no fueron efectivas porque no se tuvieron en cuenta los verdaderos factores que afectan al sistema, el más importante, el factor humano, siempre impredecible. La famosa anécdota relatada en el libro Behavioural Conflict1 nos alerta sobre este problema. Durante la campaña del ejército británico en las provincias del sur de Afganistán en 2008 y para tratar de erradicar la producción de opio (objetivo militar), una patrulla militar (cometido) entrevistó a un campesino que acababa de sembrar trigo en vez de opio, como acostumbraba. El cultivo de opiáceos es la primera fuente de recursos en el sur de Afganistán y la dificultad para cambiar el comportamiento de los propietarios (efecto) para que dejasen de producir drogas era realmente muy grande, casi imposible. Sin dudarlo, el jefe de patrulla dedujo: «Ud. planta trigo debido a nuestra campaña informativa a favor de los cultivos alternativos como los cereales, el pistacho o la almendra, que formulamos a través de panfletos, radio, reuniones con autoridades, etc. Ud., sin duda, se ha dado cuenta de la importancia de no producir drogas ya que alimenta con ello las mafias locales que financian a los grupos insurgentes que crean la inseguridad por todo el país». Cuál fue la sorpresa al escuchar del agricultor que, simplemente, plantaba trigo porque, des-pués del terrible terremoto en el vecino Paquistán, sabía que el precio del trigo iba a subir el próxi-mo año sobre todo en esa parte de Asia, debido a que Paquistán era uno de los mayores productores y el terremoto había creado una gran demanda en la región. Es una historia increíble que demuestra lo importante que resulta hacer un buen análisis y obtener los datos adecuados. No existen casuali-dades o azar, existen análisis incorrectos y factores que no producen los efectos deseados. CONCLUSIÓN Las pequeñas unidades forman parte de las actividades de assessment. En primer lugar, pla-nean los cometidos a realizar a nivel táctico, y estos cometidos deben ser coherentes con el pro-pósito, objetivos y misión de la unidad superior. En segundo lugar, las pequeñas unidades son un elemento fundamental en la obtención de datos que faciliten el análisis que realizan los expertos en assessment. Los informes posmisión y el registro de las estadísticas obtenidas serán las herramien-tas adecuadas para proporcionar al cuartel general los datos necesarios para valorar la eficacia de los cometidos realizados. Por último, es preciso que los cuadros de mando jefes de unidad tengan una formación mínima para comprender cómo funcionan estas actividades y cuál será su contribución. El valor añadido del assessment, con independencia del nivel en que nos encontremos, es que ayuda a los jefes de unidad a pensar, estudiar y repensar, ¿son los cometidos que realizan nuestros subordinados efica-ces? ¿Verdaderamente apoyan la misión? Como decía al principio de este artículo, el assessment es importante no por el concepto en sí mismo, sino por el valor añadido y la racionalidad que puede aportar al pensamiento de los jefes de patrulla y escuadrón. 1  A. Mackay y S. Tatham: Behavioural Conflict. Ed. Help for Heroes.


MEMORIAL CABALLERIA 82
To see the actual publication please follow the link above