Page 104

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

INFRAESTRUCTURA CASTRENSE DE SALAMANCA EN EL SIGLO XIX 103 coronel jefe de Ingenieros de Ciudad Rodrigo y el comandante militar de la provincia. La junta de colegios universitarios, con el rector Mamés Esperabé Lozano al frente, ofreció al Ayuntamiento la opción de comprar el edificio por el valor de la tasación, que ascendía a 1.316.019 reales (329.004,75 pesetas) según el reconocimiento que hicieron el arquitecto municipal y el de la junta de colegios. Pero finalmente hubo un acuerdo de arrendamiento desde el 1 de julio de 1880. El Consistorio debería pagar una renta anual del 1% del valor de la tasación y otra paga en materia de indemnización del 40% de la tasación (527.000 reales) a plazos y con un interés del 3%. Además, el Ayuntamiento se ocuparía del seguro contra incendios y del mantenimiento. El beneficio que aportaba a la población la permanencia de los militares valía cualquier esfuerzo. La junta de colegios de la Universidad se reservó el derecho de ocupar una crujía para tener allí sus oficinas. Esta tendría que quedar incomunicada del cuartel, por lo que también tendría una entrada in-dependiente. Las autoridades militares mostraron su agradecimiento al Con-sistorio por los esfuerzos realizados en este asunto y el 20 de septiembre de 1880 el gobernador militar comunicó la inminente llegada del escuadrón de caballería para alojarse en el Trilingüe35. Con el objeto de adaptar el Trilingüe a su nueva función (se encon-traba sin pavimentos en los pisos, sin ventanas, sin puertas y sin revoques y enlucidos en las paredes) entre 1880 y 1881 se hicieron algunas obras en el interior con un presupuesto de 3.217,50 pesetas. También se le dotó con agua potable, a través de una tubería alimentada por la nueva máquina de elevación de agua del Tormes36. El arquitecto municipal y el ingeniero mili-tar se ocuparon de la dirección de estos trabajos que se financiaron, en parte, con el dinero del Ayuntamiento37. En 1884 el capitán general del distrito comunicó al Ayuntamiento, a través del gobernador militar, el deseo de aumentar la guarnición de la plaza de Salamanca con otro escuadrón de caballería y la plana mayor de un re-gimiento. Lógicamente la propuesta suponía una ampliación del cuartel del Trilingüe, ocupando las dependencias que se había reservado la Universidad para la junta de colegios. El rector Mamés Esperabé ofreció los cuartos que 35  A.M.S. Actas, 1880. 13-IV. 11-VIII. 18-VIII. 6-IX. 20-IX. Fols. 241rº, 251rº, 318rº, 523rº, 553vº, 615rº. 1881. 24-X. 9-V. 18-VII. 19-VIII. 7-XII. 14-XII. 36  Para la máquina de elevación de agua desde el río Tormes a la ciudad, ver nuestro estudio: GARCÍA CATALÁN, Enrique: op. cit., (2015), pp. 726-774. 37  La junta de colegios dio permiso al Ayuntamiento para verificar las obras interiores necesarias en la parte antigua del inmueble, pero solicitó supervisar previamente las intervenciones en la parte nueva, que se había reconstruido para albergar el colegio del Príncipe Alfonso. En ningún caso estas obras podían afectar a la seguridad ni disposición general de la estructura. Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 103-126. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above