Page 105

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

104 ENRIQUE GARCÍA CATALÁN necesitaban con las mismas condiciones de arrendamiento acordadas para la parte que ya ocupaban los militares, pero elevando la renta 800 pesetas más durante los tres primeros años. Entonces se planteó un proyecto de reestructuración de las habitacio-nes, firmado por el comandante de Ingenieros militares de Ciudad Rodrigo, con un presupuesto de 12.957,50 pesetas. En el mes de mayo de 1884 el Ayuntamiento tenía en su poder los planos y las condiciones económicas y facultativas para proceder a la subasta de la obra, que se celebró en el mes de junio, adjudicándose al contratista Bernardo Martín como mejor postor por 8.775 pesetas38. En 1887 las autoridades militares continuaron con la dinámica de concentrar en Salamanca un mayor número de tropas, en esta ocasión re-uniendo en la ciudad todo el regimiento de caballería, que estaba dividido entre Salamanca y Zamora. Para llevar a cabo este proyecto era necesario reorganizar una vez más el cuartel del Trilingüe, porque con el aumento de la tropa en 1884 su capacidad ya estaba al límite. La Universidad no puso oposición a que se interviniera una vez más en el edificio, y el Ayuntamiento comenzó a buscar un medio de financiación que permitiera hacer un pro-yecto de ampliación, que se seguía considerando de gran interés para los intereses de la población39. En diciembre de 1887 el proyecto estaba redactado, con planos del arquitecto municipal Manuel Pérez González, que supervisó el ingeniero militar Luis Romero. El presupuesto ascendió en esta ocasión a 36.470,61 pesetas y la subasta de la obra, celebrada el 1 de noviembre de 1887, fue ad-judicada al conocido contratista local Luciano Palomero, por 27.925 pesetas como único licitador. En 1888 las obras estaban terminadas y Palomero so-licitaba la fianza depositada40. Las dependencias del cuartel estaban distribuidas en torno a tres pa-tios. Las salas más grandes se destinarían al dormitorio de la tropa, organi-zándolas con filas de catres, mientras que otras salas más pequeñas se utili-zarían para instalar los aseos y retretes. Los oficiales ocuparían otro cuarto más pequeño algo apartado, en uno de los patios laterales y no lejos de las oficinas. Los planos no señalan ninguna cuadra para los caballos. 38  A.M.S. Actas, 1884. 13-II. 23-IV. 12-V. 21-V. 11-VI. Fol. 170rº. Bernardo Martín también fue protagonista en otros asuntos urbanísticos de la ciudad de Salamanca. Compró solares y construyó viviendas en la prolongación de la calle de la Rúa y en la zona de los Mínimos. Ver nuestro estudio GARCÍA CATALÁN, Enrique: op. cit. (2015), pp. 349-575. 39  A.M.S. Actas, 1887. 17-VIII. 12-X. 19-X. 40  AHPSa. Notario Julián Pons y Cortés. Prot. 9389. 1 noviembre 1887. A.M.S. Actas, 1887. 2-XI. 2-XII, 1888. Fol. 272. Los planos que publicamos en este estudio se conservan en el A.G.M.S. Sección 3, División 3, Legajos 145, 504 y 681. Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 104-126. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above