Page 138

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

EL PRIMER PARACAIDISTA 137 quedó enganchado en el tren de aterrizaje. Méndez Parada se dio cuenta de la situación y, temiendo por segunda vez por la vida del mecánico, maniobró hasta liberarlo. En ese momento el piloto se quedó sin tiempo de usar su pa-racaídas y cayó en barrena, con tan mala suerte que quedó atrapado bajo los restos del Havilland 9-93, pereciendo abrasado bajo sus restos. Instantáneas del accidente en los alrededores de la localidad madrileña de Leganés. Parece ser que buena parte del puesto de la Guardia Civil de las Piqueñas, muy próximo, presenció extrañas maniobras en el aire En las proximidades del lugar estaba el puesto de la Guardia Civil de las Piqueñas. Parece ser que toda la fuerza del puesto se encontraba en la puerta del cuartel poco después de las diez de la mañana, cuando advirtieron a alguna distancia un aeroplano que hacía maniobras, en cuyo vuelo se notaban ciertas anormalidades, hasta el punto de que los guardias ci-viles hicieron comentarios sobre la marcha irregular del aparato. De repente vieron que éste se inclinaba, entraba en barrena y caía a gran velocidad. Los guar-dias civiles corrieron inmediatamente al lugar en el que había caído el avión, pero al llegar se encontraba envuelto en llamas. Para poder dominar el incendio recurrieron a la arena y de esta manera consiguieron sofocar las llamas y acercarse al armazón del aero-plano del cual pudieron extraer el cuerpo del capitán. El soldado fue a caer en un tejado de una granja próxima al accidente, a unos setenta metros. Éste, que había sido víctima de un desvanecimien-to, fue trasladado a una casa cercana donde pudie-ron hacerle reaccionar y acudir enseguida para sa-ber de su jefe. Recorte de prensa del Heraldo de Madrid donde Fortunato de la Fuente relata el accidente (ver ANEXO GRÁFICO pág. 145) Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 137-156. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above