Page 140

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

EL PRIMER PARACAIDISTA 139 dido por el cuerpo en el tren de aterrizaje. ¡Qué angustia! Estuve así varios minutos y noté que el avión daba varias vueltas. Quedé en el aire pendiente del paracaídas, mientras el aparato entraba en barrena y caía vertiginosa-mente a tierra. Se incendió el motor a causa del topetazo. Yo caí sobre el tejado de un edificio de planta baja, y destrocé con el cuerpo algunas tejas. Ya en el suelo, haciendo un esfuerzo, al ver que ardía el aparato, acudí pre-suroso en auxilio de mi jefe, y en unión de las autoridades allí presentes echamos tierra para apagar el fuego. Recuerdo que me dijo el capitán que se nos habían roto los mandos, lo que motivaba la falta de dirección. El aparato comenzaba a descender, entonces fue cuando oí funcionar a toda marcha el motor. Por este motivo dimos unas vueltas y yo me desprendí. Enseguida el avión entró en barrena. DIARIO «EL LIBERAL» 8 DE MARZO DE 1930 -Me dijo que me tirase, que se había roto no sé que cosa, y que me tirase. Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 139-156. ISSN: 0482-5748 -¿Y usted? -Abrí el paracaídas enseguida, me lancé al aire y pegué un trastazo contra la cola del aparato. Por eso me hice esto que no es nada. -¿Usted vio al aparato bajar violentamente? ¿Se percató de la desgracia? -No: yo no vi nada. Me sentí de pronto en el aire sin ver el avión, y luego, enseguida dí con las piernas en el suelo. Díario El Sol (08/mar/1930). La prensa del momento destacó la heroica actuación del capitán sacrificando su vida (ver ANEXO GRÁFICO pág. 150)


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above