Page 143

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

142 MIGUEL GONZÁLEZ MOLINA El capitán Méndez Parada equipado con un paracaídas saltar. Aunque no sabemos si él probó este paracaídas, muchos consideran a Leonardo da Vinci como el «padre del paracaidismo». Más tarde, en el año 1616, encontramos a otro italiano, Fausto de Ve-ranzio, que publicó un libro llamado «Machinae Nova», en el cual aparecía un dibujo llamado «Homo Volans», que mostraba a un hombre saltando de una torre con un paracaídas rectangular, con cuatro líneas sujetas al cuerpo en forma de arnés. Posteriormente, en 1779, Sebastián le Normand, físico francés, hizo una serie de estudios con paracaídas, efectuando lanzamien-tos con animales. Debido al número de experimentos que realizó, podemos considerarlo como el primer constructor sistemático del paracaídas. Pero el primer paracaídas en seda no llegó hasta 1785, año en que Jean Pierre Blanchard, francés dedicado a volar en globo, diseñó y construyó el primer paracaídas que, además, se podía empacar. Hasta esa fecha, todos los para-caídas eran construidos con una armazón, que mantenía la cúpula abierta. Hay muchas versiones acerca de quién fue el primer hombre en saltar en paracaídas. Pero el primer salto de exhibición indiscutido fue el 27 de octubre de 1797, cuando André Jacques Garnerin saltó desde su globo sobre París. Su esposa, Geneviève Labrosse, fue la primera mujer que saltó en paracaídas, en 1798. Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 142-156. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above