Page 163

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

162 ESTEBAN MORENO RESANO Constantino asumió el título imperial fuera del ordenamiento institucional de la tetrarquía, pues lo hizo, aparentemente, sin el consentimiento de Gale-rio y al margen de los planes de Diocleciano15. En efecto, Constancio Cloro tuvo que adoptar en 305 a Severo para hacerle partícipe del título de césar con el sobrenombre de Herculeus, en previsión de que luego accediera a la dignidad de augusto16. No debió de resultarle muy grata esta imposición, pues prefería transferir los poderes augustales a su hijo primogénito. Así pues, no parece que quisiera desentenderse del sistema tetrárquico, sino al-terarlo para que pudiera ser su hijo emperador17. No obstante, a juicio de Eutropio, Constancio ya había dado alguna muestra de disconformidad con las políticas de Diocleciano y de Maximiano, no había sido excesivamente exigente en materia fiscal y no había abusado de la fuerza de las armas18. De acuerdo con la Origo Constantini imperatoris, fue Galerio quien envió a Constantino a la corte de su padre, quizá no con el propósito de que heredara su título, sino para que le asistiera en las campañas militares. Para ello puso a su disposición el cursus publicus19. Lactancio y Aurelio Víctor indican que Constantino huyó de Galerio: el primero porque temía por su vida y el segundo por ambición de poder20. La versión de la huída no es verosímil, aunque la predicara un manifiesto partidario de Constantino como era Lac-tancio, porque pudo hacer uso del servicio oficial de postas21. Parece, sin embargo, que el césar Severo, sospechando el verdadero propósito del viaje de Constantino, como principal perjudicado, trató de perseguirle. Para im-pedirlo, el futuro emperador tuvo que matar los caballos de postas en Italia antes de cruzar los Alpes22. En cualquier caso, cabe cuestionar que Constan- 15  Baglivi sugiere que hubo un acuerdo previo entre Galerio y Constancio. Sin embargo, no pa-rece verosímil, pues Galerio había nombrado césar a Severo. Cf. BAGLIVI, Nicola: «Ricerche sul dies imperii e sulla celebrazione dei quinquennali di Costantino I», en Koinonia, 1 (1977), pp. 53-138, en particular, p. 86. 16  Aurel. Vict., XL, 1; Eutrop., X, 2, 1; Hieron. Strid., Chron., CCLXXI Olymp. III. Véase al respecto: KOLB, Frank: Diocletian und die Erste Tetrarchie. Improvisation oder Experiment in der Organisation monarchischer Herrschaft?, De Gruyter, Berlín, 1987, p. 138. 17  Ibídem, p. 135. 18  Eutrop., X, 1, 3. 19  An. Vales. I (Origo Constantini imperatoris), II, 4. 20  Aurel. Vict., XL, 2 (...) ardore imperitandi (...). 21  Lactancio señala que Galerio había retirado todos los caballos de posta para evitar que Cons-tantino lograra su propósito (Lact., De mort. persec., XXIV, 7). Sin embargo, toda vez que el propio Lactancio recuerda que Constantino llegó velozmente a su destino, no es verosímil esta versión de los hechos, que combina distintos elementos históricos alterando su relación de causalidad. En realidad, como se ha comentado, Galerio permitió que Constantino acudiese junto a su padre y le proporcionó los medios necesarios para tales efectos. 22  An. Val., II, 4; Aurel. Vict., XL, 2; Ep. de Caes., XLI, 2. Cf. GIRARDET, Klaus M.: Der Kaiser und sein Gott. Das Christentum im Denken und in der Religionspolitik Konstantis des Groβen, De Gruyter, Berlín, 2010, p. 27. Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 162-198. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above