Page 164

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

GUERRA, EJÉRCITO Y RELIGIÓN DURANTE EL PRINCIPADO DE CONSTANTINO 163 tino siguiera exactamente las previsiones sucesorias de su padre. Quizás las circunstancias, en particular, el hecho de encontrarse en una provincia tan alejada de los centros de poder como era Britannia, le hizo albergar aspira-ciones más personales. Finalmente, acabó tomando el poder al margen del ordenamiento tetrárquico, quizá temiendo acciones militares en su contra. Los hechos parecen confirmar esta explicación. Abandonó la corte de Galerio, en principio, con su consentimiento, pues empleó el cursus pu-blicus, y se reunió en 306 con Constancio en Gesoriacum, ciudad también llamada Bononia (Boulogne). Desde allí cruzó con su progenitor hasta Bri-tannia, donde combatieron a los Pictos23. Después de lograr la victoria sobre éstos, Constancio falleció de muerte natural en Eboracum, y todas las tropas a su servicio, por unanimidad, le proclamaron emperador24. Varias fuentes coinciden en este punto25. Lo que no dejan tan claro es si su reconocimiento imperial por los hombres armados refrendaba la decisión de Constancio de transmitirle el poder en virtud del principio hereditario, tal y como afirma Lactancio, o si fue una elección castrense. Brand ha cuestionado que Cons-tancio le legara los poderes imperiales, aunque sin justificar sus dudas26. Por el contrario, Lactancio señala que Constancio había encomendado a las tropas que le entregaran el imperio a Constantino27. Parece que fue así, por-que el Panegírico Latino del año 310 reitera que Constantino era emperador por designación paterna28. También divergen los textos antiguos a cuenta de precisar el título que recibió Constantino. Lactancio, sin embargo, afir-ma que obtuvo directamente la potestad augustal, pero ni la epigrafía ni la numismática lo refrendan29. En realidad, el mismo panegírico de 307 docu-menta que se contentó con el título de César, esperando que luego Diocle-ciano le reconociera como augusto30. 23  An. Val., II, 4. 24  Lact., De mort. persec., XXIV, 9. Sin embargo, en el panegírico de 307 Constantino recibe el tratamiento de Constantino de Augusto (Paneg. Lat., VII –VI-, 8, 1). 25  Paneg. Lat., VI (VII), 4, 1: (...) uniuersus in te consensit exercitus (...); An. Val. I, II, 4: (...) omnium militum consensu (...); Aurel. Vict., XL, 2: Ep. de Caes., XLI, 3: (...) cunctis ... anni-tentibus (...).; Iulian. Caes., Or. I, 6. 26  BRANDT, Hartwin: Konstantin der Groβe, C. H. Beck, München, 2006, pp. 29-30. 27  Lact. De mort. persec., XXIV, 7: (...) militibus commendato imperio (...). Sobre los aspectos jurídicos de la proclamación imperial de Constantino, cf. AMARELLI, Francesco: «Il De mor-tibus persecutorum nei suoi rapporti con l´ideologia coeva», en Studia et Documenta Histo-riae et Iuris, 36 (1970), pp. 207-264, en particular, pp. 244-247. 28  Paneg. Lat., VI (VII), 4, 1: (...) designatus intrasti, confestimque te illi paterni lares successo-rem uidere legitimum.; 7, 3: (...) manifeste enim sententia patris electus es imperator.; Iulian. Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 163-198. ISSN: 0482-5748 Caes., Or. I, 6. 29  Lact., De mort. persec., XXIV, 9. 30  Paneg. Lat., VII (VI), 5, 3: (...) cum tibi pater imperium reliquisset, Caesaris tamen appella-tione contentus exspectare malueris ut idem te qui illum declararet Augustum.


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above