Page 165

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

164 ESTEBAN MORENO RESANO La intervención de los soldados fue decisiva para que el hijo de Cons-tancio asumiera el título imperial. No proclamaron augusto a Constantino sólo por haber sido designado, sino también porque acreditaba valía para ejercer como tal. Había distintas razones, algunas coyunturales, como era la falta de mando militar en la situación posbélica que atravesaba la provincia de Britannia y los intereses políticos de las tropas a largo plazo. Se debe tener presente que la proclamación de Constantino se produjo en un mo-mento en el que el ejército operativo en Britannia se hallaba sin alguien al mando, y que, en un contexto de latente riesgo bélico, resultaba imperioso encontrar a alguien que lo liderara31. Esta circunstancia explica la inter-vención en la elección de los auxiliares alamanes, al mando del rey Croco, aunque, en contra de lo advertido en el Epitome de Caesaribus, tal acción se debió de limitar al apoyo, más que a la designación como tal, pues no eran ciudadanos romanos32. El panegírico dedicado a Maximiano y Cons-tantino en 307 recuerda que éste ya había actuado como general (imperator) siendo un joven, a modo de auspicios de una enorme fortuna, después de haber completado el servicio militar desempeñando los «más altos puestos de mando»33. El anónimo autor del discurso advertía a su auditorio de no-tables galos que Constantino no había ascendido al principado por sucesión hereditaria, sino porque lo merecía por sus virtudes34. En el mismo sentido se pronuncia el también desconocido autor del panegírico de 310, que ade-más procura algunos detalles que ayudarán a comprender el desarrollo de los acontecimientos. Según este orador, la elección de Constantino obedeció a un prodigio: después de ser recibido Constancio Cloro entre los dioses, los Júpiter, al preguntársele a quién debía ser concedido el Imperio, respondió, aconsejado por el nuevo príncipe divinizado, que le correspondía a Constan-tino. Se supone que esta afirmación se obtuvo mediante auspicios. Lo cierto es que según el panegirista, la elección se produjo por «decisión de todos los dioses»35. Pero, al parecer, ya se consideró prodigiosa, y signo de haber recibido los «sufragios divinos», que Constantino llegara a Bretaña justo cuando su padre estaba embarcando a sus tropas hacia Britannia36. 31 MARAVAL, Pierre: Constantin le Grand, Tallandier, París, 2011, p. 37. 32  Ep. de Caes., XLI, 3. 33  GALLETIER, Edouard: Panégyriques latins. Tome II. Les panégyriques constantiniens (VI-X). Texte établi et traduit par, Les Belles Lettres, París, 1952, p. 6. 34  Paneg. Lat., VII (VI), 5, 3: (...) cum per maximos tribunatus stipendia conficeres (...) sentias necesse est tantae auspicia fortunae imperator adulescens (...).Cf. KUHOFF, Wolfgang: Dio-kletian und die Epoche der Tetrarchie. Das römische Reich zwischen Krisenbewältigung und Neuaufbau (284-313 n. Chr.), Peter Lang, Frankfurt am Main, 2001, pp. 796-798. 35  Paneg. Lat., VI (VII), 7, 4: (...) omnium deorum ... sententia (...). 36  Paneg. Lat., VI (VII), 7, 5: (...) caelestibus suffragiis (...). Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 164-198. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above