Page 174

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

GUERRA, EJÉRCITO Y RELIGIÓN DURANTE EL PRINCIPADO DE CONSTANTINO 173 la dirección del prefecto del pretorio Ruricio Pompeyano, estableciéndolas en las principales ciudades de la Italia septentrional (Segusio, Augusta Taurino-rum, Mediolanum, Brixia, Verona –donde se concentraba la mayor parte de los efectivos– y Aquileia –otro vital punto estratégico–), a cargo de diferentes duces89. La defensa de las ciudades fue encomendada a cunei de caballería acorazada (los clibanarii, también llamados cataphractariii) para tratar de bloquear cualquier ataque que pretendiera avanzar hacia Roma90. La finalidad de este blindaje armado era hacerse fuerte en la capital. O quizás, pretendía impresionar a Constantino y disuadirle de atacar91. Pero sus previsiones falla-ron. En primer lugar, porque no debieron de sospechar que los movimientos comenzaran en ese momento, lo que demuestra el hecho de que las tropas no estuvieran concentradas en un solo lugar92. A juicio de Carrié, la caballería acorazada carecía de capacidad de maniobra, y, probablemente, adolecía de falta de práctica en combate93. Por otra parte, Constantino se había adiestrado en la lucha contra este tipo de formaciones haciendo frente a los sármatas en Oriente junto a Galerio94. Según Nazario, separó sus agrupaciones de caballe-ría en dos líneas, que gozaban de mayor desenvoltura en el campo de batalla, que atacaron por los flancos a los guerreros de Majencio95. Éste, dando por perdido el control de Italia, se propuso defender Roma con los cuerpos que le permanecían leales: las Cohortes Romanae Palatinae, expresión reducida de la guardia pretoriana después de que esta fuera disuelta por Galerio, y los equites singulares Augusti96. Es posible que las tropas estuvieran desmora- 89  Paneg. Lat. XII (IX), 8; IV (X), 25-27; Lact., De mort. persec., XLIV, 1. Véanse sobre esta campaña los siguientes trabajos: BONAMENTE, Giorgio: «Dalla Gallia a Roma: Costanti-no e l´assedio di Verona», en CUSCITO, Giuseppe (ed.): Costantino il Grande a 1700 anni dall´«Editto di Milano», Editreg, Trieste, 2014, pp., 193-218; RICCI, Claudia: «Protendere per protegere: considerazioni sul carattere della presenza militare ad Aquileia tra Massimino e Costantino», ibídem, pp. 239-254; ROBERTO, Umberto: «Aquileia tra Massenzio e Costanti-no: l´assedio della tarda estate 312», ibídem, pp. 129-144. 90  Lact., De mort. persec., XLIV, 2; Paneg. Lat. XII (IX), 7-8; Paneg. Lat., IV (X), 21-22, 4; 23, 4. Los clibanarii y cataphractarii tienden a ser identificados, si bien su equipamiento era distinto: en el caso de los clibanarii, tanto los jinetes como los caballos llevaban protecciones metálicas; en el de los cataphractarii, sólo los jinetes llevaban armadura. Cf. ROCCO, Marco: Persistenze, op. cit., p. 96. 91  Nazario habla de «ostentación de armas» (armorum ostentatio). Cf. Paneg. Lat. IV (X), 23, 3. 92  ROBERTO, Umberto: «Aquileia», op. cit., p. 129. 93  CARRIÉ, Jean-Michel: «Eserciti e strategie», en SCHIAVONE, Aldo (ed.): Storia di Roma, vol. III, Einaudi, Torino, 1993, pp. 83-154, esp. p. 147-148; RICHARDOT, Philippe: La fin, op. cit., p. 248; ROCCO, Marco: Persistenze, op. cit., p. 249. 94  An. Val., I, 2 (3). 95  Paneg. Lat. IV (X), 24, 2. 96  SPEIDEL, Michael: «Maxentius and his Equites Singulares in the Battle at the Milvian Brid-ge », en Classical Antiquity, 5 (1986), pp. 253-262; eiusdem, «Les prétoriens de Maxence. Les cohortes palatines romaines», en Mélanges de l´École Française de Rome, 100 (1988), pp. 183-186. Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 173-198. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above