Page 193

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

192 ESTEBAN MORENO RESANO ese Dios venero; mi ejército, consagrado a ese Dios, lleva sobre sus hom-bros su enseña, y, dondequiera lo llame la causa de la justicia, allá se dirige. Al punto recibo yo de ahí la grata recompensa con victorias resonantes175. Optaciano Porfirio también celebró en esas fechas que Constantino había alcanzado la victoria gracias a Dios, según proclaman los uersus intexti del carmen XIV, dispuestos en forma de crismón: Constantino, emperador pío y eterno, restaurador del orbe, con el auxilio de Dios y protegido por su perpetua aquiescencia, pacificó todo el orbe después de haber masacrado a los tiranos176. Pese a todo, en 325, quizás a modo de último tributo a una divinidad politeísta, la ceca de Antioquía emitió todavía monedas dedicadas al dios Sol, con la leyenda Soli comiti Augusti nostri177. El proceso de cristianización del ejército se presume, no obstante, fue bastante limitado al principio. El cristianismo era la religión del emperador y no lo ocultaba, pero tampoco invitaba explícitamente a nadie a participar de él178. Eusebio es el único autor que informa acerca de que Constantino, durante la guerra civil de 324, se hacía construir una tienda fuera del cam-pamento para dedicarse a devociones cristianas179. Teniendo en cuenta que en los cuarteles había imágenes y altares politeístas, Constantino debía de querer así evitar que sus plegarias se desvirtuaran180. Recuérdese que una moneda constantiniana acuñada en Tréveris representaba una imagen del dios Sol en el centro de un campamento181. También es probable que la Igle-sia no permitiera la presencia de armas durante las celebraciones cristianas. En un determinado momento, concedió permiso a los soldados cristianos para que asistieran a la liturgia dominical182. Pero, al mismo tiempo, pres-cribió que los militares que no profesaran su religión recitaran una oración, recogida por Eusebio: 175  Euseb. Caes., VC, IV, 9-13 (el pasaje citado es IV, 9). Para la traducción: GURRUCHAGA, Martín: Eusebio, op. cit., pp. 340-341. 176  Opt. Porf., Carmen XIV: Summi Dei auxilio nutuque perpetuo tutus / orbem totum pacauit trucidatis tyrannis / Constantinus pius et aeternus imperator / reparator orbis. 177  CAYÓN RODRÍGUEZ, Juan R.: Compendio, op. cit., Constantino, N.º 151. Véase: ALFÖL-DI, Maria R.: «Die Sol Comes-Münze von Jahre 325. Neues zur Bekehrung Constantins», en STUIBER, Alfred; HERMANN, Alfred (eds.): Mullus. Festschrift Theodor Klauser, Aschen-dorff, Münster, 1964, pp. 10-16. 178  TOMLIN, Roger: «Christianity», op. cit., p. 27. En contra, véase: SHEAN, John F.: Soldie-ring, op. cit., pp. 281-283. 179  Euseb. Caes., VC, II, 14.16. 180  Sin embargo, Helgeland y Stoll sugieren que Constantino actuaba más bien presionado por los soldados, entonces todavía mayoritariamente paganos, que no aceptaban su acercamiento al cristianismo. Cf. HELGELAND, John: «Christians», op. cit., pp. 813-814; STOLL, Oliver: «The Religions of the Armies», en ERDKAMP, Paul (ed.), A Companion to the Roma Army, Blackwell, Malden MA, 2007, pp. 451-476, esp. p. 473. 181  CAYÓN RODRÍGUEZ, Juan R.: Compendio, op. cit., Constantino, N.º 514. 182  Euseb. Caes., VC, IV, 18, 3. Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 192-198. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above