Page 209

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

208 CARLOS RILOVA JERICÓ sobre la aproximación de la columna francesa. La caballería que acompaña a Cambronne es la primera en destacarse para atacar la vanguardia guipuz-coana. Según señala el Historial, dicha caballería creerá que el 1º de Gui-púzcoa estaba desprevenido y, así pues, contará, al parecer, con anotarse una victoria rotunda, tal vez definitiva, sobre ese regimiento16. Algo contra lo que ya se había prevenido esa unidad guipuzcoana, em-boscando a su compañía de granaderos en las proximidades del santuario de San Ignacio de Loyola. Allí aguardan, a bayoneta calada, para tomar el flanco derecho de la flamante caballería de Cambronne desde una posición táctica-mente muy ventajosa, ya que, como describe con lujo de detalles el Historial, esa fuerza debía atravesar un pequeño puente y un terreno muy angosto –un verdadero desfiladero según la descripción del Historial– para poder desalojar a esa sección de élite del 1º de Guipúzcoa de esa posición, desde la que podía comprometer el ataque de toda la columna de Cambronne17. El choque, sin embargo, no llegará a verificarse porque uno de los granaderos soltará un disparo fortuito. Eso alertará a la caballería francesa que, evaluando correctamente la situación táctica, decide replegarse hacía la parte más llana del campo de batalla, buscando una posición más ventajo-sa. Sin embargo, la compañía de granaderos guipuzcoanos trabará combate con ellos matando a tres caballos y dos jinetes. Primeras bajas del general Cambronne en ese enfrentamiento con algo que ya no es, precisamente, una simple guerrilla, sino un regimiento de línea como los que él, Cambronne, tendrá que afrontar durante la jornada de Waterloo, que le hará un hueco de honor en el rico –y más o menos veraz– anecdotario napoleónico18. A partir de ese momento el Historial describe un episodio que podría estar, con otros nombres de lugar y regimientos, anotado como ejemplo en cualquier obra general sobre las campañas napoleónicas. En efecto, el Historial nos dice que tras esa primera escaramuza entre la compañía de granaderos del 1º de Guipúzcoa y la caballería de Cam-bronne, el posteriormente renombrado general llegará al campo de batalla y descubrirá que sus tropas montadas no sólo no han acuchillado al regimiento guipuzcoano, sino que se han debido replegar con bajas19. A partir de ese momento comienza un despliegue sobre el terreno pro-pio del manual de táctica napoleónico más habitual. Señala el Historial que Cambronne, al ver que el terreno de la llanura no le ofrece facilidades para 16 AGG-GAO JD IM 3/1/21 bis, «Historial del primer batallón de Guipúzcoa», p. 18. 17 AGG-GAO JD IM 3/1/21 bis, «Historial del primer batallón de Guipúzcoa», pp. 18-19. 18 AGG-GAO JD IM 3/1/21 bis, «Historial del primer batallón de Guipúzcoa», p. 19. 19 AGG-GAO JD IM 3/1/21 bis, «Historial del primer batallón de Guipúzcoa», p. 19. Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 208-232. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above