Page 212

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

DE VITORIA A WATERLOO, HISTORIAS OLVIDADAS DE SOLDADOS… 211 donde hasta la Vieja Guardia acaba por desbandarse. Tal y como nos lo recuerda el profesor Alessandro Barbero en su obra sobre dicha batalla29. El encuentro tendrá lugar a las 8 de la mañana del día 4 de febrero de 1813, al recibirse noticias de que esas afamadas tropas napoleónicas se están desplazando hacia Vergara. En ese momento se decide por parte de las tropas guipuzcoanas tomar el alto de Elosua. Allí encontraron a un batallón compuesto, según el Historial, de unos 800 hombres de esa mítica, y a veces muy mitificada, Guardia Imperial. Esa de la que, según una de las muchas leyendas napoleónicas, el propio general Cambronne dirá dos años después –en Waterloo– que moría pero no se rendía30. En esta ocasión las tropas guipuzcoanas –amalgamadas para esa mi-sión de hacer llegar a Mina alguna artillería– hacen batirse en retirada a esa Guardia Imperial que, con ese mismo movimiento retrógrado, sembrará el pánico en las líneas francesas en Waterloo en la tarde del 18 de junio de 1815. Así es, el Historial del 1º de Guipúzcoa nos dice que esos efectivos de la Guardia Imperial les atacarán con vigor, pero pronto descubrirán que su fuerza es insuficiente para desbaratar las líneas guipuzcoanas. La compa-ñía de cazadores del 3º de Guipúzcoa se distinguirá especialmente en esos combates con la Guardia Imperial. De hecho, en ese invierno de 1813 esa compañía de Infantería ligera del reformado Ejército español verá recular a la Guardia Imperial hacia Vergara, una población menos conocida que Wa-terloo pero no mucho mayor. Es más, los oficiales al mando de esa compañía de cazadores guipuzcoanos –todos ellos, o su mayoría, militares de carrera de origen vasco– juzgan que se puede perseguir a estos representantes de la unidad de élite, por excelencia, de las tropas napoleónicas, y así se hará, causando a esos efectivos que, con mayor o menor motivo habían sido he-chos acreedores a vestir el uniforme de la Guardia Imperial, 18 muertos y 29 AGG-GAO JD IM 3/1/21 bis, «Historial del primer batallón de Guipúzcoa», p. 36. Véase BARBERO: Op. cit., pp. 291-292 y 305-337. Sobre la presencia mayoritaria en la zona de efectivos de la Joven Guardia en lugar de las unidades más ardidas, y temibles, de la Vieja Guardia, consúltese SAÑUDO BAYÓN, Juan José: Base de datos sobre las unidades militares en la Guerra de Independencia española. Ministerio de Defensa. Madrid, 2013. Sobre la pre-sencia en España de unidades más veteranas de la Guardia Imperial puede resultar de interés el testimonio de uno de los hombres que la integraron, el más tarde coronel del Ejército de los Países Bajos Henri Scheltens. Véase SCHELTENS, Henri: Souvenirs d´ un grenadier de la Garde. Éditions du Grenadier. Paris, 2005, pp. 31-46. 30 AGG-GAO JD IM 3/1/21 bis, «Historial del primer batallón de Guipúzcoa», p. 36. Sobre la mitificación de la excelencia de esas tropas resulta interesante, una vez más, BARBERO: Op. cit., p. 312, que indica que incluso en Waterloo hasta la uniformidad de esas tropas, sobre todo las de las Guardia Media, deja bastante que desear, luciendo algunos de esos efectivos no los característicos morriones de pelo de oso y chacós sino bicornios o incluso simples gorros de lana. Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 211-232. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above