Page 22

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

LA AUTOMOCIÓN EN EL EJÉRCITO ESPAÑOL 21 Años después, en unos talleres de piezas de recambio para automóvi-les y de calefacción, se funda la marca de coches Ideal, compitiendo con un coche, en 1915, en el Gran Premio de Cataluña. Los ingenieros Claudio y Carlos Baradat Guillé fueron sus creadores. Otra empresa de automóviles de esta época fue la que fundó Artu-ro Elizalde, que se llamó Automóviles Elizalde, también en Barcelona. En 1910, exportó su chasis a Francia y, en 1915, tras triunfar con su Turismo 20 Cv, se planteó fabricar camiones en los cuales introdujo grandes avances, como el puente trasero. En 1916, fabricó vehículos con motor bibloque con válvulas simétricas en T de 30/40 Cv, para el Ejército Español. Esta empresa construyó coches hasta, aproximadamente, 1924, pues, a partir de 1925, se dedicó al sector de la aviación, pasando a llamarse Empresa Nacional de Motores de Aviación, S.A., en 1951. Elizalde En 1920, Henry Ford (considerado una de las personas que más ha contribuido al sector automovilístico desde sus inicios) constituye una fac-toría en Cádiz, adonde llegaban ejes, motores y las cajas de cambios para el revolucionario «Ford T» y los camiones «Ford TT»; los cristales y carroce-rías se fabricaban en España. En 1923, esta factoría se traslada a Barcelona donde siguió fabricando has-ta la Guerra Civil Española. Posteriormente, en 1955, pasó a llamarse Motor Ibé-rica S.A. (que fue adquirida por Nissan en 1980), vol-viendo a resurgir en 1976, en Valencia, hasta nuestros días. Versión «Ford T» Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 21-50. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above