Page 64

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

EL GENERAL FRANCISCO GÓMEZ-JORDANA SOUSA 63 Estamos, por tanto, ante una figura relevante del panorama político y social de la denominada «España nacional», pues contribuyó con su labor al impulso constructivo de un nuevo Estado en el plano político, además de gestionar, en el ámbito de la milicia, la siempre compleja tarea del abaste-cimiento de material de guerra al Ejército, en tanto que director de adqui-siciones en el extranjero; una función vinculada a la Vicepresidencia del Gobierno, un cargo que desempeñó entre febrero de 1938 y agosto de 1939. En lo tocante a la dimensión diplomática y, en el marco de la guerra, llevó a cabo intensas negociaciones con el gobierno francés, tratando de impedir el paso de material de guerra destinado al Ejército Popular de la República retenido en el país vecino, además de pugnar con el secretario del Comité de No Intervención, Mr Hemming, para conseguir los propósitos que exigía el esfuerzo de guerra29. Una dimensión diplomática en la que se empleó a fondo, y desempeñó un papel sustancial y, en ocasiones ingrato, en sus relaciones con los embajadores italiano y alemán, así como con los agentes británico y francés, entre otros. Esta doble faceta, gubernamental y diplomática, le granjeó el enfren-tamiento, derivado de su antagonismo ideológico, con el influyente Ramón Serrano Suñer, y más adelante, a partir de 1942, con José Luis de Arre-se. Ambos falangistas, muy cercanos al jefe del Estado, contaron con la confianza de Franco, complicando considerablemente la labor de Gómez- Jordana al frente de sus responsabilidades diplomáticas en un período tan crítico para España como fue la inmediata posguerra interior en un contexto internacional de guerra mundial. Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 63-86. ISSN: 0482-5748 LA GUERRA CIVIL Destacados los aspectos más sobresalientes de la carrera militar de Gómez-Jordana, así como su vinculación con la alta política en el perío-do de la Dictadura de Primo de Rivera, considero necesario centrar la atención en el marco temporal de la Guerra Civil y la inmediata posgue-rra. Se pondrá el acento en los problemas que encontró en el seno de los 29  Ibídem.: pp. 97-104. Gómez- Jordana expresa las dificultades que tiene al negociar con Hem-ming, no tanto por el carácter o disposición de éste, sino por el trance dificilísimo que resul-taba definirse en la coyuntura de la retirada de tropas extranjeras en octubre de 1938, máxime cuando Franco, estima Gómez-Jordana tiene al respecto una idea totalmente imprecisa, difícil de llevar a la práctica. Y añade: Este asunto resulta un problema que no habría resuelto ni Metternich. Gómez-Jordana desde su responsabilidad como ministro de Asuntos Exteriores se queja de su difícil tarea, pues debe dejar satisfecho al Comité de No Intervención y, a la vez, no aceptar el plan dispuesto por los comisionados.


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above