Page 69

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

68 RAMÓN DÍEZ RIOJA El final de la guerra coincidió con la firma del Pacto Antikomintern y un tratado de amistad con Alemania40. Jugaba pues, Gómez-Jordana a dos bandas: por un lado conseguía el reconocimiento de iure del general Franco por parte de Francia, mientras suscribía un tratado de amistad con Alemania, sumándose, de este modo, a la alianza anti-comunista. Parece, a todas luces, una postura realmente ambigua, sin embargo, si nos atenemos a la personalidad del conde de Jordana es posible que alcan-cemos a comprender la necesidad de suscribir ambos convenios, pues si era imprescindible para España el reconocimiento del nuevo Estado por parte de las democracias occidentales, también lo era la lucha contra el comunis-mo internacional que, como vengo señalando, Gómez-Jordana consideraba el peor de los males que aquejaban al orbe civilizado. Sin embargo, debemos advertir que estos acuerdos signados con los países totalitarios no se hicieron públicos, pues tras suscribir el convenio con Francia era lógico que evitara desairarla ya que necesitaba la ayuda de las potencias democráticas para reconstruir el país41. Aunque Gómez- Jordana no explica en sus diarios las verdaderas razones que le impulsaron a establecer pactos con las potencias del Eje es probable que, en este caso, Franco tuviera mucho que ver, pues él jamás se dejó seducir por el mode-lo de Estado alemán y sus prácticas políticas, pues temía que un exceso de acercamiento, más allá de las relaciones diplomáticas oficiales, podía perjudicar a España y comprometerla absurdamente. Para argumentar dicha afirmación recogemos a continuación una cita que Amparo Candelas toma de Jean Baptiste Duroselle42: Jordana, que estaba en posesión de la Gran Cruz de la Legión de Honor, y que tenía simpatías por Francia, había hecho saber a Bon-net por el intermediario de Francisco de la Barra, antiguo presidente de México, que, a pesar de las deudas contraídas con alemanes e ita-lianos, España no haría ninguna concesión territorial, pero que era urgente que Francia enviase a un agente general a Burgos para alejar al Gobierno nacional del dominio del Eje Roma-Berlín. 40  Durante los primeros meses del año 1939, Franco estrechó aún más los lazos con las potencias totalitarias, a través de la firma, en el mes de marzo, de tres acuerdos: el Tratado de Amistad y No agresión con Portugal del día 17; la adhesión de España al Pacto Antikomintern del 27 y el Tratado de Amistad hispano-alemán del día 31. CANDELAS DE LA FUENTE, Amparo. «El mariscal Petain, primer embajador de Francia ante el Gobierno de Burgos», Cuadernos de Historia Moderna y Contemporánea, 1987, Vol. 8, p. 239. 41  Ibídem: p. 239. 42  DUROSELLE, Jean Baptiste: La decadence, 1932-1939. Imprimerie Nationale, París, 1979, p. 568. Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 68-86. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above