Page 76

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

EL GENERAL FRANCISCO GÓMEZ-JORDANA SOUSA 75 de desgaste hacia el ministro de Exteriores. Se refiere, Jordana a José Luis de Arrese y a la prensa falangista en particular. En esta ocasión se quejaba de la información que recogía el periódico Arriba respecto a un posible desembarco aliado en España y Portugal. Las reiteradas quejas que Jordana hacía respecto de la prensa del «Movimiento», habían sido también hechas por Juan Beigbeder, ministro de Exteriores entre agosto de 1939 y octubre de 1940. Ambos insistían en que la prensa «con sus exageradas tendencias germanófilas, dificultaba la labor del Ministerio de Asuntos Exteriores». Por si fueran pocos los problemas, el caudillo «que permanece como siempre a medias tintas» se dedicaba a pronunciar discursos que, según Gómez-Jorda-na «dejan bastante que desear, pues toca puntos delicados con bastante poca habilidad». Se refería, Jordana a una reunión del Consejo Nacional que se celebró el sábado, 17 de julio de 194359. En efecto, tras la caída de Mussolini y la consiguiente proclamación de la República Fascista de Italia, al margen de la legalidad jurídica repre-sentada por el Gobierno de Badoglio, Franco se mostró timorato respecto al reconocimiento de este régimen fascista lo cual comprometió la credibilidad de España en el contexto internacional60. Por este motivo el general Jordana afirmaba respecto del jefe del Estado, que era una persona ambigua, y sen-tenciaba: «cuando un gallego está a mitad de la escalera nunca se sabe si la Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 75-86. ISSN: 0482-5748 sube o si la baja»61. Por cuanto respecta a Filipinas, el nombramiento de Laurel como presidente del Gobierno, impuesto por Japón, generó un grave problema diplomático con los EE.UU., pues los medios de comunicación difundieron la noticia de que España había reconocido al gobierno títere de Filipinas. Al paso de dichas acusaciones, salió Jordana, argumentando que jamás se había cedido a las pretensiones niponas, además insistió en que se trataba de un momento cordial en las relaciones y como muestra recordaba a los norteamericanos que España acababa de decidir la retirada de la División Azul de los frentes soviéticos62; un asunto que se convirtió en un problema peliagudo para Jordana. De hecho, hacía meses que los aliados instaban al 59  GÓMEZ-JORDANA SOUSA, Francisco: op. cit., p. 206. 60  Ibídem: p. 207. Jordana informó a Franco que el embajador estadounidense le había advertido que en el contexto de las relaciones internacionales se había producido un hecho trascenden-tal, refiriéndose al armisticio firmado entre el Gobierno italiano y las Naciones Unidas. Así mismo le señaló al conde de Jordana que EE.UU. esperaba que el Gobierno de España supiera apreciar la situación y se diese cuenta de que el único Gobierno legal que existía en Italia era el del general Badoglio, que había recibido los poderes de la única fuente legítima que era la Monarquía. 61  Ibídem: p. 213. 62  El tema de la retirada de las tropas se abordó en el Consejo de Ministros celebrado el 25 de septiembre de 1943. GÓMEZ-JORDANA SOUSA, Francisco: op.cit., p. 211.


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above