Page 91

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

90 ENRIQUE GARCÍA CATALÁN Salamanca fue el aumento de sueldo que Manuel Hernández, encargado del despacho de alojamientos, solicitó en varias ocasiones. Sólo podían librarse de esta pesada carga los que tenían contactos o influencia. Valga como ejem-plo la señora María Domeg, que vio su casa libre de inquilinos indeseados gracias a la mediación ejercida por su marido, un coronel inglés. Fig. 1. El oficial Schaumann alojado en una casa salmantina durante la Guerra de la Independencia Esta carga que sufrían los vecinos no dejó de ser un mal endémico. Por ejemplo, en 1866 las malas condiciones de los cuarteles todavía hacían necesario que se alojaran militares en casas particulares, sobre todo cuando llegaban a la ciudad partidas sueltas con objeto de recibir caudales. En 1878 todavía existían deficiencias en la infraestructura castrense de Salamanca y el Consistorio seguía considerando como una necesidad de primer orden habilitar cuarteles, como ya se había hecho con decisión en otras ciudades de menor importancia solicitando préstamos3. 3  Archivo Municipal de Salamanca (en adelante A.M.S.). Actas, 17-VI-1878. Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 90-126. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above