Page 92

REVISTA HISTORIA MILITAR 112

INFRAESTRUCTURA CASTRENSE DE SALAMANCA EN EL SIGLO XIX 91 Aparte del contingente humano, los pertrechos de los soldados y los caballos, la ciudad también tenía que proporcionar almacenes donde guar-dar municiones y pólvora. La inseguridad alcanzaba niveles elevados con material acumulado en paneras, corrales o edificios con indudable valor his-tórico, como el colegio Fonseca. Con el fin de tranquilizar a la población se habilitó un almacén de pólvora fuera del casco urbano, en los altos de Villasandín, pero las denuncias por la existencia de depósitos en el interior de la ciudad no cesaron4. Tratando de aliviar las cargas de alojamiento a la población, el Ejér-cito y el Ayuntamiento habilitaron provisionalmente algunos edificios como cuarteles. Se ocuparon determinadas salas del antiguo colegio de la Compa-ñía de Jesús5 y una casa del marqués de Castelar en la calle Padilleros. Pero estos edificios no se encontraban en las mejores condiciones de habitabili-dad, especialmente el primero, que se vio directamente afectado en 1812 por el estallido del polvorín improvisado por el ejército aliado en la calle de la Esgrima. Los nuevos cuarteles fueron reconocidos por el arquitecto muni-cipal Blas de Vegas y el brigadier Comandante de Armas de Salamanca D. Gregorio Piquero6. En 1821 el cuartel ubicado en el excolegio de los Jesui-tas estaba capacitado para cuatrocientos hombres distribuidos en tres plan-tas, pero sin patio alguno que facilitara la ventilación y la organización de la tropa, además las comunicaciones entre los pisos tenían que hacerse a través de una escalera de caracol muy estrecha, porque la principal estaba destrui- 4  A.M.S. Actas, 1816. Fols. 61rº. 1821. 18-VI. 22-VI. 25-VI. 9-VII. 13-VII. 16-VII. 20-VII. 10-X-1827. 5  El edificio de los Jesuitas se construyó entre los siglos xvii y xviii con trazas de Juan Gómez de Mora y Andrés García de Quiñones, ver RODRÍGUEZ GUTIERREZ DE CEBALLOS, Alfonso: Estudios del Barroco Salmantino. El Colegio Real de la Compañía de Jesús. Sala-manca, Centro de Estudios Salmantinos, Salamanca, 1985. Cuando la orden fue expulsada el 3 de abril de 1767 la monarquía de Carlos III pudo dar un paso importante en la reforma educa-tiva de carácter ilustrado, convirtiendo los colegios de la Compañía de Jesús en universidades públicas, facultades de teología o seminarios. BARRIOS ROZUA, Juan Manuel: Reforma urbana y destrucción del patrimonio arquitectónico de Granada. Universidad de Granada. Granada 1998, p. 76. El colegio de Salamanca era el más grande de España y sus dependencias se dividieron para diferentes usos. La iglesia se convirtió en sede de la Real Clerecía de San Marcos y en parte de las dependencias conventuales se estableció el Seminario, bajo la tutela del obispo. Hay que señalar que la mayoría de los obispos, partidarios del rey y la política re-galista, vieron con buenos ojos la exclaustración de los Jesuitasj. Además del seminario, aquí se estableció el colegio de los Irlandeses, cuyo edificio había desaparecido en el transcurso de la Guerra de la Independencia. 6  A.M.S. Actas, 1813. 7-I. 4-VIII. 22-IX-1815. 1816. Fols. 20rº, 28rº, 30rº y vº, 42rº, 43vº, 45vº, 46vº, 47rº, 59vº, 60rº, 61vº, 62vº, 67rº y 85vº. 1817. Fols. 77rº, 83vº y 116vº. 1818. Fols. 10rº y vº, 12rº, 14rº, 21rº y vº, 22vº, 32rº, 54rº, 61rº, 72vº, 73rº, 76rº y 82vº. 1819. Fols. 7vº, 8rº, 12rº, 27vº, 36vº, 68vº, 76rº, 78rº, 80vº, 89rº, 96vº, 102rº, 105rº, 108rº. Revista de Historia Militar, 120 (2016), pp. 91-126. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR 112
To see the actual publication please follow the link above