Page 125

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES

124 Mª ÁNGELES VARELA OLEA to, relatado en la famosa Topografía e historia general de Argel, atribuida a Diego de Haedo: «Cuando se reconoció la armada del Turco, en la dicha batalla naval, el dicho Miguel de Cervantes estaba malo y con calentura, y el dicho ca-pitán… y otros muchos amigos suyos le dijeron que, pues estaba enfermo y con calentura, que se estuviese quedo abajo en la cámara de la galera; y el dicho Miguel de Cervantes respondió que qué dirían de él, y que no hacía lo que debía y que más quería morir peleando por Dios y por su Rey, que no meterse so cubierta, y que su salud… Y peleó como valiente soldado con los dichos turcos en la dicha batalla en el lugar del esquife, como su capitán lo mandó y le dio orden, con los otros soldados»23. El propio escritor prefirió salir al combate, antes que permanecer quieto y bajo cubierta. En el mismo discurso de Don Quijote, aún podemos ver más referencias autobiográficas cuando relata su propia participación en la batalla de Lepanto, con detalles que la Historia confirma. Independiente-mente del lugar en que el escritor combatió, si fue en el peligroso esquife o si solo llegó allí avanzado el enfrentamiento, queda claro el valor que se requiere ante el constante peligro de ahogarse por caer al mar o el de ser alcanzado por las armas enemigas, el incesante espectáculo de ver morir a los compañeros, y al instante, ver sus puestos ocupados por otros soldados que también morirán. Para Cervantes esta fue la mayor prueba para la honra, intrepidez y valor que debieron mostrar los soldados: «Y si este parece pequeño peligro, veamos si le iguala o hace ventajas el de embestirse dos galeras por las proas en mitad del mar espacioso, las cuales enclavijadas y trabadas, no le queda al soldado más espacio del que concede dos pies de tabla del espolón; y, con todo esto, viendo que tiene delante de sí tantos ministros de la muerte que le amenazan cuan-tos cañones de artillería se asestan de la parte contraria, que no distan de su cuerpo una lanza, y viendo que al primer descuido de los pies iría a visitar los profundos senos de Neptuno; y, con todo esto, con intrépido corazón, llevado de la honra que le incita, se pone a ser blanco de tanta 23  Citado en numerosas ocasiones, entre otros por Astrana Marín o por Martín de Riquer, op. cit., pág. 21. Tratados como este sobre la vida de los cautivos cristianos en poder de los tur-cos tenían como finalidad principal la recolección de limosnas para su rescate. De ahí que se haya discutido sobre la dosis de dramatización con que buscaban conmover al lector, si bien, lo que es indudable es que hechos, fechas y nombres son documentación histórica. A este respecto, vid. Camamis, George: Estudios sobre el cautiverio en el Siglo de Oro, Gredos, Madrid, 1977. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2016, pp. 124-140. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES
To see the actual publication please follow the link above