Page 126

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES

LA «POÉTICA MILITAR» DE CERVANTES 125 arcabucería, y procura pasar por tan estrecho paso al bajel contrario. Y lo que más es de admirar: que apenas uno ha caído donde no se podrá le-vantar hasta la fin del mundo, cuando otro ocupa su mismo lugar; y si este también cae en el mar, que como a enemigo le aguarda, otro y otro le sucede, sin dar tiempo al tiempo de sus muertes: valentía y atrevimiento el mayor que se puede hallar en todos los trances de la guerra». (Quijote I, XXXVIII). Algunos soldados como Garcilaso o Aldana murieron enfrentando al enemigo en el momento en que se hallaban casi desarmados. Esa circunstan-cia de la lucha a cuerpo, una vez perdida el arma, a la que muchos compañe-ros tenían finalmente que enfrentarse, explica el desprecio cervantino hacia las armas de pólvora que acaban con hombres valerosos. Cervantes hace al anacrónico don Quijote expresar su desprecio por la «edad tan detestable como es esta en que ahora vivimos» en que un cobarde, sirviéndose de las armas de fuego, puede matar al más valiente de los hombres que, sin defen-sa, persiste en la lucha conociendo la proximidad de su fin. Por eso, el arca-buz es un instrumento de artillería endemoniado que puede darle la victoria a un soldado cobarde, capaz hasta de espantarse con el simple resplandor de su propio disparo realizado contra un valeroso caballero, al que tal arma «corta y acaba en un instante los pensamientos y vida de quien la merecía gozar luengos siglos». En su discurso sobre las armas y las letras, tras la descripción sutil de las numerosas dificultades del soldados, suavizada por el humor, Cervantes cambia el tono de su caballero andante a uno más gra-ve para referirse al indudable valor de los soldados en la batalla, la injusta muerte de los más intrépidos y el tesón de quienes no cejan en su empeño. Aunque no haya reconocimiento del mundo a dicho valor, el que fue-ra soldado Cervantes perfila con estos ideales al caballero andante de su novela, un ser anacrónico e idealista en su oficio al que le hará manifestar, siendo ya el hombre anciano de la segunda parte de Don Quijote, que ve una indefinible superioridad en el esplendor de las armas puestas al servicio de Dios y de su Rey: «… Pero con todo eso, no hay otra cosa en la tierra más honrada ni de más provecho que servir a Dios, primeramente, y luego, a su Rey y señor natural, especialmente en el ejercicio de las armas, por las cuales se alcanzan, si no más riquezas, a lo menos más honra que por las letras, como yo tengo dicho muchas veces; que puesto que han fundado más mayorazgos las letras que las armas, todavía llevan un no sé qué los de Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2016, pp. 125-140. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES
To see the actual publication please follow the link above