Page 177

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES

176 JUAN LUIS SÁNCHEZ MARTÍN de Moncada, lo cual solo pudo ocurrir en la ciudad de Nápoles, entre el 9 y el 19 de agosto de 1571, hubiera comenzado a servir bajo las banderas del Tercio de Nápoles, que mandaba entonces don Pedro de Padilla y Meneses. Luis Astrana no fue el primero en suponer tal cosa3, pero al menos visualizó la unidad receptora –el Tercio de Nápoles–4 y fundó su presunción en «un dato importante, no registrado hasta ahora, a saber: que el íntimo amigo de su padre, el famoso don Álvaro de Sande, era, precísamente, el coronel de la Infantería española de aquel Tercio»5. Por débil que fuera el argumento, no resultaba difícil objetar que nunca, para enrolarse, fuera pre-cisa ninguna recomendación, salvo quizá la del veedor, único que podia inadmitir en la muestra (revista) al recluta. Los primeros cervantistas creyeron que Cervantes había comenzado a servir en la compañía de Diego de Urbina y solo cuando se probó –por vía de testimonio–6 que dicha compañía se había formado en Valencia en mayo de 1571, comenzó a especularse con un necesario destino militar anterior. Veamos por qué. 3  Alcalá Galiano, Pelayo: Servicios militares y cautiverio de Cervantes. Madrid, 1905, pág. 17: «Así, muy bien pudo ocurrir que Cervantes ingresara en el servicio en los comienzos del año 1569, conforme a lo que él y su padre expresan, alistándose en una de las compañías de la Infantería de Nápoles, Sicilia o Lombardía». 4  Astrana Marín, Luis: Vida ejemplar y heroica de Miguel de Cervantes Saavedra con mil documentos hasta ahora inéditos y numerosas ilustraciones y grabados de época. Madrid, Editorial Reus, 7 vols. (1948-1958), II (1949), pág. 256. 5  La Coronelía del Reino no aparejaba entonces el mando directo sobre la unidad, reservado al maestre de campo, sino la suprema dirección de la Infantería que servía en todo el Reino de Nápoles, incluyendo la desplazada a Florencia, Córcega, Siena y los presidios toscanos desde 1550 en adelante. El empleo, creado por el Gran Capitán en 1509, había evolucionado –sobre todo, a partir de la creación de las unidades permanentes (Tercios) en 1533, al regresar a Italia el ejército que expulsó a Solimán de los contornos de Viena– hasta convertirse en equivalente al de maestre de campo general del resto de los repartimientos militares de la Monarquía Hispánica (incluyendo los italianos del Estado de Milán y el Reino de Sicilia, que no existía en el de Cerdeña), aunque en Nápoles su designación continuó siendo potestativa de los virreyes hasta que el 2 de febrero de 1575, conocida la muerte en Constantinopla de Pedro Portocarrero, sucesor de Sande, que había sido capturado en la pérdida de La Goleta (22 de agosto de1574), resolvió el Rey que la vacante se proveyese por el Consejo de Italia. La equivalencia de ambos empleos era tan evidente entre los contemporáneos, que en la Re-lazione di Milano, redactada en 1653 por Giovan Antonio Savelli para el Senado de Venecia, escribe: «Della natione spagnola è maestro di campo don Frances de Viamonte; della italiana Cesare da Napoli; maestro di campo generale: don Álvaro di Sande, spagnuolo, huomo di grande ardire ma non da consiglio». (Cantú, Cesare: Scorsa di un lombardo negli Archivi di Venezia. Milán, 1856, pág. 43). 6  Torres, Jose María: «Aclaraciones a la vida de Cervantes», en Revista de Valencia, núm. 1, año 1. 1881, pág. 8. Deposición de Miguel Juan Guerola en la información promovida por Juan Bautista Villanueva. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2016, pp. 176-232. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES
To see the actual publication please follow the link above