Page 179

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES

178 JUAN LUIS SÁNCHEZ MARTÍN programaba la reducción del ejército de un repartimiento determinado, para adecuar su tamaño a la necesidad del momento. ¿A qué me lleva esto? Obviamente, a cuestionar la entera veracidad de la información de Rodrigo de Cervantes, al que se le fue la mano hinchando artifi-cialmente los servicios filiales para coadyuvar a la consecución de sus fines, por mucho que pueda discutirse si dos o tres años de más hubieran surtido mejores efectos que los ciertos. No es Cervantes, sino los capitanes que le mandaron al servicio de España, el objeto de mi estudio y no me extenderé demasiado sobre el particular, pero si concluiré que, de haber sido soldado antes de 1571, como parece resultar más de confesión propia que por deposición ajena, como veremos enseguida, pudo enrolarse antes en las tropas de la Iglesia que en las Reales. Probablemente en la escuadra de las galeras pontificias, con base en Civitavecchia, cuyo general era, desde el 11 de junio de 1570, Marco Antonio Colonna (Lanuvio, otrora Civita Lavinia, 26 de febrero de 1535-Medinaceli, 1 de agosto de 1584): III duque de Tagliacozzo (en Nápoles); I Príncipe de Paliano (en los Estados Pontificios); gran condestable del Reino de Nápoles; caballero del Toisón de Oro (25 de agosto de 1559) siendo general de la caballería pesada (gendarmería) del Reino de Nápoles; luego general de las galeras pontificias (11 de junio de 1570); teniente de capitán general de la armada de la Liga Sacra –lu-garteniente de don Juan de Austria– (1571-73); y virrey de Sicilia desde 1577, cuyo cargo fungía cuando murió, camino de la Corte de Madrid9. 9  He aquí el caso de un general que, tras servir a Carlos V y luego a Felipe II en Nápoles, pasó al servicio del papado, para reingresar en el Real como virrey en uno de sus dominios. Cierto que era romano, y de uno de los linajes más representativos de aquella ciudad, pero también hubo españoles que, como Juan de Urbina, del que volveré a hablar aquí, o Diego García de Paredes, el Sansón de Extremadura –ambos tan inmortales como el Manco, aunque de más discreta fama–, o el coronel Zamudio, hicieron el mismo tránsito de ida y vuelta entre el Servicio Real y el Papal. Ahora bien, yo no estoy predicando que tal fuera el caso de Cervantes, aunque contemos –porque no puedo verlo de otra forma– con su implícta confesión; tan solo opino que eso es más factible que el que hubiera ingresado en 1570 en una unidad española por identificar —y entonces no se me ocurre otra que el Tercio de Nápoles— desde la cual hubiera sido transferido, un año después, o como mucho año y pocos meses después, a la de Moncada, que había de ser, como era, necesa-riamente distinta. Si todavía hubiera sido en la misma, había casos en los que podría explicarse, aunque seguirían siendo excepcionales; por ejemplo, la reforma (supresión) de una compañía, implicaba la redistribución de sus hombres entre las restantes del mismo Tercio; pero es que, además, dicho caso, circunscrito a un lapso temporal tan concreto (agosto de 1571), no se dio, y es documentalmente verificable, como veremos. Claro es que contra lo habitual, normal o razonable, siempre se erige lo extraordinario, la excepción que confirma la regla. Y hay en esta historia un cabo suelto que bien pudiera contribuir, si no a explicar lo extraordinario, al menos para darle aliento a su cabida. El alférez Diego Castellano, de 36 años de edad, natural de Toledo, depuso en Orán, octubre de 1580, que conocía Cervantes «de diez años a esta parte; y que el tiempo que le conoció en libertad, serían cinco años y medio, y lo demás cautivo». Es tan preciso este cómputo que nos lleva a abril de 1571, antes del enganche de Miguel y, aunque no lo revele el deponente, presumiblemente a Nápoles. Con todo, y aunque cueste admitirlo racionalmente, antes creo que le conociera allí entonces como civil que como soldado. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2016, pp. 178-232. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES
To see the actual publication please follow the link above