Page 191

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES

190 JUAN LUIS SÁNCHEZ MARTÍN fallecido en 1541, y que no sé que parte le tocaba en esto, porque murió casado en segundas nupcias con doña Juana Muñoz de Sambiante, habiendo sido su primera esposa doña María Díaz de la Guardia, ninguna de las cuales aparenta parentesco con los Urbina, como tampoco el suyo, que en el texto se lee a veces Omarchía u Omayquía. Como antes de fallecer Pedro Ortiz de Urbina, tanto él como su esposa habían fundado mayorazgos en Miran-da, Berberana y Frías a favor de su primogénito, este pudo salvaguardar la herencia de su tío, que le permitió edificar en Miranda, entre 1540 y 1550, un bello palacio que todavía se conserva, donde murió en 1556 Margarita de Saboya, última virreina de Portugal, y donde también se hospedaron, en 1660, el rey Felipe IV y la infanta María Teresa de Austria, en su camino al islote de los Faisanes, en el río Bidasoa, para desposarla con Luis XIV de Francia. Dado que por la parte del más famoso de los Urbina no cabía posi-bilidad de entroncar a nuestro Diego, exploré el que pudiera proceder de la línea de los Urbina de Madrid, uno de cuyos más conspicuos representantes, Diego de Urbina (Madrid, ca. 1550-Idem, 28 de agosto de 1623), regidor de la villa y Corte, que fue Rey de Armas de los reyes Felipe II y Felipe III, estaba emparentado con Cervantes por su matrimonio con doña Magdalena de Cortinas y Salcedo (Barajas, ca. 1550-Madrid, 7 de octubre de 1512), nieta de Gonzalo de Cortinas (ca. 1490-ca. 1555), hermano de doña Elvira de Cortinas (1495-1566), la abuela materna de Miguel. Me animó a ello un artículo del marqués de La Floresta, reputado genealogista, donde afirmaba que el Rey de Armas había nacido «seguramente en Pastrana o su comarca hacia 1555»36. El asunto prometía en principio, no solo porque en este linaje se repite con frecuencia el nombre de Diego, sino porque de hallar a nuestro capitán entre sus líneas podría explicarse, con base en el parentesco, la razón del exagerado epíteto con que Cervantes le distinguiera. Felipe de Villadiego, aposentador de Su Majestad, natural y vecino de Madrid, a la parroquia de San Martín, de 67 años de edad, depuso el 17 de marzo de 1629, en las pruebas para el hábito jacobeo de Diego de Urbina (Madrid, 17 de abril de 1585-Idem, 4 de febrero de 1644), que «tiene mucha noticia de su linaje, orígen y ascendencia y sabe que todos fueron naturales y vecinos de esta villa de tiempo inmemorial a esta parte, sin haber oído jamás cosa en contrario»37. Este Diego de Urbina, homónimo y también militar 36  Ceballos-Escalera y Gila, A. de (marqués de La Floresta): «El rey de armas Diego de Urbina, regidor de Madrid», en Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía, núm. 2, (Madrid, 1992-93), pág. 123. 37  AHN, órdenes militares, Santiago, Exp. 401. Pruebas para el hábito en dicha orden de Diego de Ampuero Urbina y de Cortinas, concedido el 24 de diciembre de 1568 y despachado el 13 Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2016, pp. 190-232. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES
To see the actual publication please follow the link above