Page 202

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES

LOS CAPITANES DEL SOLDADO MIGUEL DE CERVANTES 201 quivos. Hasta ahora ignorábamos donde y cuando se formó, si estaba com-puesto inicialmente por gente levada o quintada, o si sus soldados pudieran provenir, total o parcialmente, de milicias concejiles, levantadas y pagadas por los concejos para servicios puntuales. Se trata de uno de los Tercios más imprecisamente conocidos de los que sirvieron en la guerra, junto al de Antonio Moreno, del cual al menos sabemos que se formó en Guadix, curio-samente la patria de don Lope, aunque con gente reclutada en Úbeda, Baeza, Jaén, y el Adelantamiento de Cazorla, en septiembre de 156964. Estos son casi los únicos de los que intervinieron en la reducción de los moriscos de los cuales desconocemos los nombres de la mayoría de sus capitanes. El Tercio de Lope de Figueroa consta citado por vez primera vez el 18 de enero de 1570 en el sitio de Galera; participó después en el asalto de Serón (28 de febrero de 1570), donde el maestre de campo fue herido; en las tomas de Tíjola (22 de marzo de 1570); y Purchena. A primeros de agosto queda en el nuevo fuerte de Codbaa, desde donde controla la zona de los ríos Almanzora y Andarax y organiza cabalgadas para desalojar de las sierras a los moriscos refugiados en ellas. El 20 de marzo de 1571, don Lope, en un pasaporte ex-pedido en Berja, se intitula «gobernador de todas las Alpujarras»65. Entre la correspondencia que ha llegado a mis manos de don Lope du-rante la guerra, este solo menciona a uno de sus capitanes: Reinoso, enviado por el maestre de campo al secretario de don Juan de Austria para «pedir co-sas forzosas de mi parte»66. Se trata del andujareño Sancho de Reinoso, que participaría en la batalla de Lepanto. Por otros documentos, sabemos que el sargento mayor de su Tercio era Bernardino de Quirós, al que concedió una licencia de dos meses en marzo de 157167. Y por otras fuentes, que otro de de Lorca» o también «Tercio de los Pardillos», pero también aportaron Tercios concejiles las ciudades de Úbeda, Baeza, Murcia, Granada (que mandó Alonso Portocarrero), Guadix y otras. Como ya se ha dicho, estos se levantaban para servicios puntualmente requeridos y, concluida la ocasión, regresaban a sus lugares de origen y eran disueltos, rehaciéndose otra vez ante un nuevo requerimiento. También hubo gran número de compañías sueltas costeadas por villas, pueblos y lugares. 64  Tapia Garrido, José Angel: Historia general de Almería y su provincia, Tomo XI. «Destruc-ción de un pueblo». Almería, Edit. Cajal, 1990, pág. 71. 65  Archivo del Palacio de Viana, Córdoba, caja 24. «Don Lope de Figueroa, m(aest)re de campo y gobernador de todas las Alpujarras por su Majestad. –Por la presente e de ro(ga)r a los gobernadores, sargentos mayores, y a otros cualesquiera personas debajo de mi gobierno que dejen pasar libremente a Pedro Fernández Beteta, alférez de la dicha compañía; Fra(ncis) co López, escudero; Di(eg)o de Buendía, escudero; Andrés Muñoz, escudero; Bartolo mé Sánchez Clavijo, escudero; Alonso Verdugo, escudero; Alonso Rodríguez Montillana, escudero; y a los escuderos de la compañía de caballos de Fr(ancisc)o de Armenta. En Berja, a 20 de marzo de 1571 años–. Lope de Figueroa (firma)». 66  Lope de Figueroa a Juan de Soto (secretario de don Juan de Austria) desde Codbaa, 30 de agosto de 1570. Archivo General de Simancas, Cámara de Castilla, 4ª serie, leg. 2.156, fol. 13. 67  Archivo del Instituto de Historia y Cultura Militar (Madrid), DHD, Vol. II, fol. 399. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2016, pp. 201-232. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES
To see the actual publication please follow the link above