Page 212

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES

LOS CAPITANES DEL SOLDADO MIGUEL DE CERVANTES 211 8 de agosto anterior. No se decidía su nombramiento y el 15 de diciembre lo solicitó para sí el capitán Sancho de Peralta93, cuya intromisión tuvo la virtud de forzar la resolución del asunto en el Consejo de Italia, en Madrid, que finalmente decidió designar para el cargo, el 30 de enero siguiente, al entonces castellano de Matagrifone, Juan de Arce94. En mayo de 1583 estaba de nuevo en Malta, al mando de tres com-pañías de Infantería española, habiendo llegado a bordo de 5 galeras de la escuadra siciliana para guarnecer la isla sanjuanista. Fue una decisión per-sonal del virrey Colonna, que supo que Uluch Alí, beilerbey de Argel, había franqueado los Dardanelos con 50 galeras turcas mientras que la escuadra de la Religión se hallaba ausente de la isla, buscando en Berbería a dos naves de corsarios ingleses. El gran maestre, a la sazón el francés Hugo Loubens de Verdalle, electo el año anterior, ordenó el inmediato regreso de sus gale-ras y, el 9 de junio, no habiendo en apariencia que temer del argelino, ordenó también la vuelta a Sicilia de Ponce de León y sus hombres. Pero nuevas noticias sobre la flota otomana le hicieron reconsiderar esta decisión, por lo que pidió a Colonna el reenvío de las tropas despedidas, arribando don Manuel de nuevo a la isla el 22 de junio. Dos semanas después, confirmada la ausencia de peligro, regresaron las tropas españolas a Sicilia. A finales de mayo de 1584 el virrey Marco Antonio Colonna le en-cargó una comisión diplomática en Malta que le obligaría a permanecer al-gunos meses allí. Era portador de una Bula Papal que condenaba al rebelde don Antonio de Portugal a la privación de su priorato de Crato, y de una carta de Felipe II al gran maestre Verdalle, en la cual le solicitaba que, dada la vacante operada en el priorato, se designara como administrador de la misma a su sobrino el archiduque Alberto de Austria, virrey e inquisidor general del Reino de Portugal, en tanto resolvía su provisión. Pero contenía la misma carta otra petición real en relación con dicha provisión: que se le permitiera a Felipe II designar tanto al prior de Crato como al bailío de Leza (Lessa o Leça), el bailiazgo más moderno de dicho priorato, ya que su pri-mer bailío fue Fr. Pedro de Mesquita, en 1571. Se avino a lo primero el gran maestre, pero no podía conceder lo segundo sin el acuerdo del Consejo, y don Manuel permaneció en la isla, procurando adhesiones para la votación, que se presentaba muy divida entre los caballeros portugueses y españoles, que pertenecían a la misma lengua y compartían el mismo convento en la 93  Rassegna degli archivi di Stato, Vol. XXXIV. (Roma, 1974), pág. 74. 94  Gayangos, Pascual de: Catalogue of the Manuscripts in the Spanish Language in the British Museum, Vol. III. (Londres, 1881), pág. 516. Matagrifone estaba situado sobre una colina al norte de la ciudad, donde antes estuvo la Rocca Guelfonia. Fue destruído por el terremoto de 1793. Hoy vemos en su antiguo emplazamiento el templo de Cristo Rey, de hermosa cúpula. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2016, pp. 211-232. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES
To see the actual publication please follow the link above