Page 244

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES

LA MÚSICA ORGANÍSTICA MARCIAL EN LA ÉPOCA DE CERVANTES 243 profana, como villancicos ajenos al nacimiento de Jesús, danzas –pavanas, gallardas, minuetos–, romances, y composiciones instrumentales a cargo de los ministriles de las capillas musicales. La duración y el carácter de muchas obras impedía su inclusión en el repertorio de las funciones estrictamente litúrgicas, por ello la autoridad eclesiástica recurrió a una fórmula que permitiese ampliar dicho repertorio. La fórmula empleada fue la que pasó a denominarse «siesta musical», que consistía en un concierto vespertino que en principio duraba una hora y que posteriormente se amplió. En 1645 en la catedral de Sevilla la «siesta musical» se celebraba en la octava del Corpus Christi entre las 14:30h y las 15:30h. En una ponencia sobre «Órgano histórico y fiesta barroca», su autor Dámaso García Fraile, de la Universidad de Salamanca, presento un riguroso y detallado traba-jo centrado en la institucionalización en determinadas iglesias de la «sies-ta musical», aportando los repertorios que en ella se interpretaban. García Fraile, al que seguimos con el mayor interés, supone que entre las obras de larga duración debieron figurar: el Tiento de sexto tono sobre la «batalla de Moriles», de Correa de Arauxo; Tiento XXV de batalla, de Cabanilles y otras que ya hemos mencionado anteriormente. «Días de batalla» En el Diccionario técnico-histórico del órgano en España, hemos en-contrado la voz «Días de Batalla» que nos evoca determinadas ceremonias litúrgicas del Medievo y del Renacimiento como las Misas de armas, de «L’homme armé» (hombre armado) y de batalla, o los villancicos de armas y de batalla, u otras composiciones análogas. En el desarrollo de la voz que nos ocupa, el organista y compositor José Muñoz Monserrat, nos explica «las fechas del ciclo litúrgico en que se conmemoraban gestas guerreras de las tropas cristianas cuyo fragor era evocado haciendo sonar los tambores del órgano». Según Muñoz «los días de batalla eran cuatro en el año: 1°) El día del señor san Fernando; 2º) el día del señor Santiago Patrón de España; 3º) el día de Nuestra Señora del Rosario (por la batalla naval); 4º) el día de san Clemente porque en su día se ganó Sevilla». En esta locución no aparece el año o años en que se celebraban estos días de batalla, únicamente tenemos como referencia la fecha de 1694 en que Muñoz ocupaba la plaza de organista en la catedral de Sevilla. De todos estos datos hemos sacado las conclusiones siguientes: Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2016, pp. 243-253. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES
To see the actual publication please follow the link above