Page 245

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES

244 ANTONIO MENA CALVO a) La terminología utilizada en la descripción de los días de batalla –gestas guerreras o tropas cristianas– hace suponer que se funda-menta en escritos de la Baja Edad Media o del Renacimiento. b) Los tambores del órgano pertenecen, como hemos visto, a los re-gistros de adorno que no se introducen en el órgano ibérico hasta mediados del siglo XVI, por lo cual los días de batalla no debieron celebrarse hasta el mencionado período del siglo XVI. c) Existe la posibilidad de que los toques de tambores de los susodi-chos días de batalla fuesen de los siglos XIV o XV, en cuyo caso sería la sección respectiva de los ministriles catedralicios los que tañesen tales instrumentos de percusión. d) Habremos de investigar el repertorio musical de estas conmemora-ciones, pues hemos leído en la extensa y laboriosa ponencia de José María Llorens15 sobre la «Literatura organística del siglo XVI», la cita de dos composiciones que, posiblemente, fuesen escritas para los días de batalla: Obra para timbales, tono 8º y Obra para tim-bales punto alto, tono 5º». Desconocemos el nombre del autor o autores de estas obras ya que vienen en la colección «Flores de música…» que contienen partituras de va-rios organistas, recopiladas por fray Antonio Martín Coll, organista de San Diego de Alcalá, año de 1706. A través de todos estos datos que aportamos aquí, hemos podido ver la profunda interrelación de la Iglesia, la Corona y los Ejércitos en la época más gloriosa de la historia de España, así como la gran importancia que adquirió la música religiosa de índole militar, magistralmente expresada por nuestro instrumento rey, el órgano hispano-portugués del Barroco. 15  Presentada en el I Congreso Nacional de Musicología celebrado en Zaragoza en 1981. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2016, pp. 244-253. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES
To see the actual publication please follow the link above