Page 25

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES

24 MANUEL FERNÁNDEZ NIETO En efecto conoce Miguel el mundo estudiantil por observación direc-ta en sus años de residencia en Alcalá y, quizá, por sus jornadas napolitanas, sin embargo la vida militar es su decisión de oficio del que siempre se sen-tirá orgulloso, tal como se desprende de su obra, especialmente cuando don Quijote afirma que: «Pues comenzamos en el estudiante por la pobreza y sus partes, vea-mos si es más rico el soldado, y veremos que no hay ninguno más pobre en la misma pobreza, porque está atenido a la miseria de su paga, que viene tar-de o nunca, o a lo que garbeare robare por sus manos, con notable peligro de su vidas y de su conciencia. Y a veces suele ser su desnudez tanta, que un coleto acuchillado le sirve de gala y camisa, y en la mitad del invierno se suele reparar de las inclemencias del tiempo, estando en la campaña rasa, con solo el aliento de su boca, que, como sale de lugar vacío, tengo por averiguado que debe de salir frío, contra toda naturaleza. Pues esperad que espere que llegue la noche para restaurarse de todas estas incomodidades en la cama que le aguarda, la cual, si no es por su culpa, jamás pecará de estrecha: que bien puede medir en la tierra los pies que quisiere y revolverse en ella a su sabor, sin temor a que se le encojan las sábanas. Lleguése, pues, a todo esto, el día y la hora de recibir el grado de su ejercicio: lleguése un día de batalla, que allí le pondrán la borla en la cabeza, hecha de hilas, para curarle algún balazo que quizá le habrá pasado las sienes o le dejará estro-peado el brazo o piernas. Y cuando esto no suceda, sino que el cielo piadoso le guarde y conserve sano y vivo, podrá ser que se quede en la misma po-breza que antes estaba y que sea menester que suceda uno y otro rencuentro, una y otra batalla, y que de todas salga vencedor, para medrar en algo; pero estos milagros vense raras veces. ... Y ¿qué temor de necesidad y pobreza puede llegar ni fatigar al estudiante, que llegue al que tiene un soldado que, hallándose cercado en alguna fuerza y estando de posta o guarda en algún revellín o caballero torreta de estacas y barro cercana a la muralla siente que los enemigos están minando hacia la parte donde él está, y no puede apartarse de allí por ningún caso, ni huir el peligro que tan cerca le ame-naza? Solo lo que puede hacer es dar noticia a su capitán de lo que pasa, para que lo remedie con alguna contramina, y él estarse quedo, temiendo y esperando cuándo improvisamente ha de subir a las nubes sin alas y bajar al profundo sin su voluntad. Y si este parece pequeño peligro, veamos si le iguala o hace ventaja el de embestirse dos galeras por las proas en mitad del mar espacioso, las cuales enclavijadas y trabadas no le queda al soldado más espacio del que concede dos pies de tabla del espolón; y con todo esto, ... llevado de la honra que le incita, se pone a ser blanco de tanta arcabucería y procura pasar por tan estrecho paso al bajel contrario. Y lo que más es de Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2016, pp. 24-46. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES
To see the actual publication please follow the link above