Page 34

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES

SEMBLANZA DE MIGUEL DE CERVANTES, GENIO DE LAS LETRAS… 33 aventuras. El acierto de Cervantes consiste en entremezclar la parodia de los hechos caballerescos con incidentes y episodios ajenos a ese mundo y los inteligentes diálogos entre el hidalgo y su escudero. En el primer capítulo del relato, Cervantes traza de forma paródica la imagen tradicional de un guerrero medieval, un caballero a quien re-viste de todas las características que sobre los héroes, literarios o reales, se habían ido acumulando en relatos y antiguas crónicas. Don Quijote muestra en su presentación el calco de un ideal caballeresco pero, poco a poco, nos muestra que su mente, no la de enajenado sino la de cuerdo, pretende realizar una misión mucho más amplia. El autor se vale de su personaje para romper con algunas costumbres y prejuicios de entonces, incluidos los que marcaban al hombre por su nacimiento, por su condi-ción social. De aquí que Alonso Quijano, un pobre hidalgo manchego, se haga a sí mismo don Quijote; nos dirá «cada cual es hijo de sus obras»9, y por ello busca que sus acciones siempre estén al servicio del bien. La decisión personal del hidalgo al escoger la profesión de la caballería andante marcará su destino. Alonso Quijano hecho don Quijote, elegido el oficio de las armas, quiere desterrar «la mala simiente de la faz de la tierra» (I, cap. VIII). Así Cervantes, mediante el recurso paródico, inten-ta lo mismo que pretendieron los buenos libros de caballería en serio: ofrecer a los lectores un modelo de conducta personal que empleaba todo su esfuerzo en mejorar la sociedad. Este proceso e intención cervantina se desprende en los distintos apar-tados que componen el capítulo primero de la novela. El autor en el epígrafe ya nos indica que «trata de la condición y ejercicio del famoso hidalgo» y, tras el enunciado, nos presenta al protagonista: un individuo de un lugar de la Mancha, no señalado, que, por las muchas lecturas de libros de caballería, pierde la razón y decide resucitar la actividad guerrera medieval y hacerse caballero andante10. Su propósito será el de restaurar la justicia en el mundo y defender a los débiles contra el poder de los tiranos, por ello abandona su entorno y sale a los caminos en busca de aventuras. Pero, según aparece en 9  En la Edad de Oro, frente al concepto medieval, el hombre alcanzaba la nobleza no por el linaje sino por sus hechos. 10  Aunque el término lugar se identifica con una pequeña población, Covarrubias en Tesoro de la lengua castellana o española, (Madrid, Luis Sánchez, 1611), lo define así: «Lugar signi-fica muchas veces ciudad, villa o aldea...». En efecto, Cervantes lo hace sinónimo, a lo largo del relato, de pueblo, aldea o ciudad. Al no indicar el nombre del lugar, aunque situado en la Mancha, se burla Cervantes de los fantásticos y exóticos reinos que se citan al principio y dan nombre a las novelas de caballería. Sobre las distintas poblaciones que se han señalado como patria de don Quijote véase Manuel Fernández Nieto, «Para una ruta del Quijote: la primera salida», en Dicenda. Cuadernos de Filología Hispánica, Universidad Complutense, 17, 1999, pp.41-61. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2016, pp. 33-46. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES
To see the actual publication please follow the link above