Page 39

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES

38 MANUEL FERNÁNDEZ NIETO Desde la venta el ingenioso caballero vuelve a casa para tomar dinero y camisas limpias, según recomendación del «castellano-ventero». Perma-nece allí dieciocho días y Cervantes, con esta excusa, aparte de criticar los libros de su tiempo, crea al coprotagonista de su relato, a Sancho Panza, un labrador vecino del hidalgo que acepta ser su escudero y juntos emprenden la segunda salida. Los campos de la Mancha ya no son cruzados por la fi-gura solitaria de don Quijote, sino que caballero y escudero formarán una estampa única y fácilmente reconocible: el uno, alto y delgado, casi espíri-tu, montando a Rocinante; el otro, bajo y regordete, todo materia, sobre su asno. El relato pasa así de ser una narración a un perpetuo diálogo entre am-bas figuras, es esencial este cambio ya que nos permite entrar en diferentes detalles del ingenioso hidalgo sin que su autor los describa; pese a que algu-nos estudiosos del Quijote no consideren hoy la importancia e intención de contrapunto de los dos personajes, parece indudable en la voluntad creadora de Cervantes que ambos constituyan un sujeto, parábola del ser humano en sus contrastes espirituales y materiales. Esta segunda salida de don Quijote abarca desde el capítulo séptimo al cincuenta y dos, último de la primera parte, y transcurre íntegramente por la Mancha aunque, al ir acompañado de Sancho, los polvorientos ca-minos y las diáfanas estepas castellanas quedarán marcadas para siempre con la estampa de los dos personajes. Es lógico, dentro de la verosimili-tud del relato, que por una de aquellas vías, hidalgo y escudero, hallasen gentes que atravesaban la Mancha desde o hacia Andalucía, Levante y Murcia. Era escena corriente en los libros de caballería el encuentro con personajes diversos en las encrucijadas de los caminos, de donde surgían nuevas aventuras. Se van a suceder una serie de episodios de lo más sor-prendente, la mayor parte de ellos relacionados con sucesos descritos en los libros caballerescos. La genialidad de Cervantes, y de ahí el valor del texto, consiste en dar variedad al relato, por lo que abandona pronto esa sucesión de aventuras caballerescas tras la penitencia de Sierra Morena (I, 23-32) modificando el contenido de la narración centrada en los sucesos de la venta que, como lugar de paso, permite entrar en contacto con nuevos y originales personajes y acontecimientos. Utiliza para dar más amenidad a la narración recursos característicos de los libros de caballería y de los de simple entretenimiento como son la introducción de un supuesto segundo autor, Cide Hamete Be-nengeli «historiador arábigo y manchego», que permite a Cervantes jugar con diferentes puntos de vista y, a la vez, incluir episodios ajenos a la línea argumental, como son las cuitas de la pastora Marcela, la novela de El cu-rioso impertinente o la historia del «Capitán cautivo». Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2016, pp. 38-46. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES
To see the actual publication please follow the link above