Page 42

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES

SEMBLANZA DE MIGUEL DE CERVANTES, GENIO DE LAS LETRAS… 41 siempre sale triunfante de sus aventuras, además, fuera de los episodios ca-ballerescos, se comporta con una discreción y sabiduría ejemplares. Algo semejante sucede con el fiel Sancho que, como discípulo aplicado, aprende de cada situación. En el Quijote de 1615, caballero y escudero van siempre juntos y dialogando, únicamente se separan cuando Sancho acude como go-bernador a la supuesta ínsula Barataria, pero aun así se establece una interre-lación en los capítulos que establecen una fluida comunicación entre ellos. El libro comienza con los preliminares característicos de su tiempo: tasa, fe de erratas, aprobaciones, privilegio y dedicatoria al conde de Le-mos. A continuación aparece el prólogo en el cual contesta a las alusiones e insultos de Avellaneda. Este le tilda de manco y Cervantes responde que no fue en una pendencia de taberna, sino «en la más alta ocasión que vieron los siglos», es decir, en la batalla naval de Lepanto; también le descalifica por viejo, a lo cual replica que no está en sus manos detener el tiempo y que «no se escribe con las canas, sino con el entendimiento, el cual suele mejo-rarse con los años». Protesta de que le llame envidioso de Lope de Vega y recrimina al autor del apócrifo el ocultar su nombre y patria. Por otra parte, si Cervantes lo conoció, no lo cita con la intención de que nunca salga del anonimato, tal como ha sucedido. Comienza la novela como si hubiera transcurrido un mes desde el final de la primera parte. Don Quijote, sereno de juicio, recibe la visita del cura y el barbero que en su conversación sacan a relucir el tema caballeres-co, lo cual provoca de nuevo el desatino del hidalgo. Sancho llega a comu-nicar a su amo que el bachiller Sansón Carrasco, estudiante de Salamanca, le ha dicho que allí son famosas sus aventuras, y así lo ratifica el propio bachiller cuando acude a ver al caballero y, en efecto, así había sucedido pues no solo en España sino fuera de ella era famosa y conocida la historia de don Quijote: «Los niños la manosean, los mozos la leen, los hombres la entienden y los viejos la celebran». La técnica narrativa de Cervantes es per-fecta, pues aparece la novela dentro de la novela y los propios personajes de ficción, como si se tratase de seres reales, comentan sus anteriores hazañas, convirtiéndose el primer Quijote en fuente de autoridad literaria. Ante el éxito, don Quijote decide lanzarse de nuevo por los caminos, pero previamente quiere el hidalgo obtener la licencia y bendición de su amada. Para ello se dirigen a El Toboso, adonde llegan de noche y en la oscuridad intentan encontrar el palacio de Dulcinea. Dan en cambio con la iglesia, pero no con el alcázar de la dama, pues, tal como insiste Sancho a su señor, este no existe. Abandonan el pueblo y se instalan en un encinar desde donde, al amanecer, el escudero deberá acudir a Dulcinea para pedir audiencia. No sabe Sancho cómo salir del enredo en el que se ha metido, Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2016, pp. 41-46. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES
To see the actual publication please follow the link above