Page 62

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES

CERVANTES, SOLDADO DE INFANTERÍA ESPAÑOLA 61 –arrumbada sobre la corulla, esquife, fogón y ballesteras de las bandas– que jugaban un papel mucho más decisivo que el de la artillería, pues con su fuego «barrían» la cubierta contraria sin dañar el casco de la presa. Cuando la galera embestía a la enemiga, iniciaban el fuego los arca-buceros y una vez «aferradas» las galeras llegaba el momento del combate de la Infantería embarcada, que salta a la cubierta enemiga por el estrecho tablón del espolón mientras los arcabuceros continúan haciendo fuego desde sus posiciones, entre ellas el esquife, y otros soldados lanzan una especie de granadas de mano incendiarias a base de pólvora y alquitrán, todos ellos expuestos a las flechas y al fuego de los arcabuces enemigos. Para la defensa de la galera propia frente al asalto de la Infantería enemiga, se establecían unas líneas defensivas, la segunda de las cuales, tras las empavesadas sobre las arrumbadas y la artillería, estaba constituida por el fogón y el esquife a la altura del árbol maestro que, al mismo tiem-po, constituía una magnífica, aunque expuesta, plataforma para batir con arcabucería la galera contraria. Al esquife fue destinado Cervantes y allí fue herido tres veces. Años después, cuando escriba el Quijote, así describirá el combate en el famoso «Discurso de las armas y las letras»: «Embestirse dos galeras por las proas en mitad del mar espacioso, las cuales enclavijadas y trabadas, no le queda al soldado más espacio del que conceden dos pies de tabla del espolón; y, con todo esto, viendo que tiene delante de sí tantos ministros de la muerte que le amenazan cuantos cañones de artillería se asestan de la parte contraria, que no distan de su cuerpo una lanza, y viendo que al primer descuido de los pies iría a visitar los profundos senos de Neptuno, y, con todo esto, con intrépido corazón, llevado de la honra que le incita, se pone a ser blanco de tanta arcabucería, y procura pasar por tan estrecho paso al bajel contrario. Y lo que más es de admirar: que apenas uno ha caído donde no se podrá levantar hasta la fin del mundo, cuando otro ocupa su mesmo lugar, y si este también cae en el mar, que como a enemigo le guarda, otro y otro le sucede sin dar tiempo al tiempo de sus muertes: valentía y atrevimiento el mayor que se puede dar en todos los trances de la guerra». (Quijote I, XXXVIII). Reitera el pensamiento expresado en la novela El curioso imperti-nente sobre el valor como virtud inherente a la milicia y establece la im-portancia de la cohesión y la disciplina como base de la más alta virtud, el heroísmo, que hace que los hombres de armas sean capaces de relevarse los Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2016, pp. 61-76. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA CERVANTES
To see the actual publication please follow the link above