Page 115

REVISTA HISTORIA NAVAL 136 MAS SUP25

ANTONIO LUIS JOSÉ MARTÍNEZ GUANTER Elcano, cuando, como piloto de la nao Santa María de la Victoria, en la expedición de frey García Jofre de Loaysa, y se sintió morir redactó su testamento el 26 de julio de 1526, incluyendo una manda que dice: «Item mando (…) que un romero, a quien se darán seis ducados para gastos, fuese a cumplir la promesa que había hecho de ir hasta la Santa Verónica de Alicante, con veinticinco ducados que entregará con recibo al convento». Lo puso en conocimiento del almirante Bastarreche, quien lo tomó como propio comenzando a recoger limosna de los compañeros de la Corporación y aportaciones de ilustres personajes; mientras, Julio Guillén diseñó el protocolo pensando que sería buena fecha la celebración de la fiesta de la Santa Faz Divina. A su vez realizó una copia de la nao para ser entregada como voto al convento. Así el 20 de abril del año 1944, presidida por el almirante Bastarreche, seguido de Federico García Sanchiz, Julio Guillén, autoridades, una representación oficial del pueblo de Guetaria, pueblo y todos los marinos hijos de la ciudad de Alicante, se encaminaron hasta el monasterio a primeras horas de la mañana. Al llegar se ofició la misa, después se ejecutó la manda, entregada por el almirante Bastarreche por importe de 15.000 pesetas a las monjas clarisas, cerrando el acto de la ofrenda un discurso pronunciado por don Federido García Sanchiz. Así quedo cumplida la promesa del inolvidable Juan Sebastián de Elcano, poco antes de cumplirse los 418 años desde su dictamen. Por orden ministerial del 16 de octubre siguiente se le otorga carácter oficial a su cargo de director de la Biblioteca Central del Ministerio de Marina, compatible con el cargo de director del Museo Naval. En el año 1945 dio una serie de lecciones de Historia Naval a través de Radio Nacional de España para los niños de primaria. Esta iniciativa le fue agradecida el 12 de julio con la concesión de la Cruz de la Orden del Mérito Militar con distintivo blanco de 3.ª clase: «Por los distinguidos servicios prestados al Ejército». En el mes de agosto de 1946 comenzó un periplo por tierras hispanoamericanas, empezando por Bogotá, donde fue nombrado correspondiente de la Academia de Historia. Pasó a Cartagena de Indias, donde se le nombró igualmente correspondiente de la Academia de Historia, y fue galardonado con la Medalla de la Fundación de Cartagena y la Gran Cruz de Boyocá. Desde allí pasó a Quito, siendo nombrado asimismo correspondiente de la Academia de la Historia, impartiendo una clase en la Casa de la Cultura sobre don Jorge Juan en Quito. Voló a Lima, donde se le distinguió con los nombramientos de socio de honor del Centro Naval; miembro del Instituto Histórico del Perú; Instituto Histórico Militar; Sociedad Geográfica; Instituto Peruano de Investigaciones Genealógicas, y se le concedió la distinción de la Orden del Sol. Impartió diferentes conferencias y cursos. Pasó a Santiago de Chile, donde fue nombrado correspondiente de la Academia de la Historia y de la Sociedad Geográfica, y condecorado con la insignia de gran oficial de la Orden del Mérito. Viajó 114 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 136


REVISTA HISTORIA NAVAL 136 MAS SUP25
To see the actual publication please follow the link above